Zanie Misbach: la guardiana de la gastronomía tradicional sudafricana

unspecified

A los sesenta y cinco años, esta cocinera sigue luchando por la conservación de las recetas malayas de Cape Malay.

En el colorido barrio de Bo-Kaap de Ciudad del Cabo se encuentra Zainie Misbach, quien junto con varias jóvenes, cocina con el objetivo de conservar una tradición culinaria que, repleta de especias y sabores, fusiona la esencia india, indonesia y africana.

Las lección que se enseñan en las cocinas de Cape Malay son también lecciones sobre política racial, un tema del que es difícil escapar en Sudáfrica. Los platos de origen indo-asiático vinieron a Sudáfrica con esclavos que la compañía holandesa de las Indias Orientales trajo comenzando 1600. Durante el apartheid, la ley que imponía la segregación oficial de blancos y no blancos, se suprimió activamente la diversidad racial y cultural de la que era característica Sudáfrica. Los platos malayos del cabo desaparecieron de la cultura popular, los vendedores ambulantes ya no ofrecían este tipo de comida y la tradición de Cape Malay sólo se mantuvo viva en las cocinas privadas como en la de la abuela y la madre de Zainie .
zainie-misbach-cape-town-cooking2083728_orig

Ella aprendió a cocinar de su abuela, y tras comprobar cómo las recetas tradicionales se habían adaptado a la cultura holandesa, en 1984, Zainie abrió Biesmiellah, el primer restaurante Cape Malay de Sudáfrica. Durante más de tres décadas ha defendido el renacimiento de la comida malaya del Cabo como la cocina nacional de Sudáfrica. Ella nació y creció en Bo-Kaap y desde allí, todavía su talento especial para alimentar a la gente se extiende más allá de los turistas que vienen a su cocina o reparte comidas y mantas a la población sin hogar del barrio cuando puede.

8279645_origSentarse a disfrutar de una comida en la cocina de Zainie no solo es comer, sino también es experimentar con el corazón y el alma de Ciudad del Cabo a través de un bocado de bondad algo picante y crujiente.