Yum Tang o los objetos cotidianos hechos de comida

Chorizos que se convierten en una mochila o cañas de azúcar para fabricar una silla. Con su nuevo proyecto, la fotógrafa pretende concienciar de las necesidades cotidianas de la China rural.

La comida es el elemento principal de las obras de la fotógrafa china originaria de Beijin, Yum Tang. Su último trabajo recoge imágenes en las que los protagonistas son diferentes objetos cotidianos hechos con comida. En su última serie, la fotógrafa retrata a pequeños de la China rural con juguetes hechos a base de productos agrícolas. Las patatas se convierten en un oso de peluche, el arroz blanco y negro en un piano, las cañas de azúcar forman una cómoda silla, las lechugas se transforman en libros, los frijoles en una pelota de baloncesto, frutos rojos en una mochila y los cacahuetes en un gorro para el invierno.

El objetivo es concienciar de la pobreza en la que vive la población que trabaja en la agricultura. Del total de productos que obtienen, solo venden el 25% y el resto, se los quedan para poder sobrevivir. Al vender tan poco, el dinero que tienen es escaso para hacer otra actividad que no sea invertir en su tierra. Con este trabajo, Yum Tang pretende que la compra de esos productos aumente, para que así los fondos puedan ayudar a los niños a tener una pelota de baloncesto, un peluche, etc. En definitiva, objetos sencillos con los que entretenerse y disfrutar cotidianamente.