Wagamama da la bienvenida a la primavera con un haiku y trece nuevas recetas

‘Del bol al alma, primavera que nace, sorbe, sonríe’. Con este breve poema japonés -ligado al paso de las estaciones- presentan innovadores sabores con los que alimentar el alma además del cuerpo.

El haiku, joya de la poesía nipona que se construye en a base a dos ideas que el autor quiere relacionar, ha sido el encargado de abrir paso a las esperadas recetas que complementan la carta de Wagamama. En esta ocasión, la recién florecida primavera se fusiona con el inventario gastronómico del restaurante dando forma a una breve composición poética que capta el sabor de sus trece nuevas elaboraciones. Este haiku está compuesto por una estrofa de 17 sílabas distribuidas en tres versos de 5, 7 y 5 sílabas respectivamente, lo que permite degustar cada palabra con detenimiento para descubrir lo que encierra la esencia del Wagamama, fiel a la filosofía de mejora continua que representa una vez más con una nueva apertura en Madrid (C/Princesa, 5).

Además incorporan a su carta los esperados hirata burn al vapor: dos esponjosos baos disponibles en cuatro variedades que homenajean a la auténtica comida asiática, y que merece la pena probar por su suave textura y originales combinaciones. También llegan los duck wraps de pato crujiente. Dentro de los tradicionales omasake, el steak bulgogi, con lomo de ternera marinado es la opción perfecta para los amantes de la carne. De las nuevas recetas, tampoco te puedes perder los fideos udon ginger chicken con pollo y jengibre encurtido; una explosión de sabores y texturas inesperadamente refrescante que también cuenta con una versión con curry.

Para los amantes de la cerveza también hay buenas noticias, ya que en Wagamama disponen de una amplia selección de cervezas que combinan con las recetas panasiaticas de su carta. Nosotros nos quedamos con la cerveza Iki, un ejemplo de fusión entre occidente y oriente que utiliza hojas de té verde orgánico en el proceso de elaboración. Por último, el toque dulce final viene de la mano de los tres sabores de mochi, bolitas de helado envueltas con una capa de arroz y servidas con salsa.