¡Vuelven los Desayunos Tardíos de La Mojigata!

MOJIGATA-OCTUBRE 16_27B1

Anjana Guerras Photography.

Dos años han pasado ya desde la última edición de los Desayunos Tardíos. Y muchas cosas han pasado en La Mojigata desde que, allá por 2013, proclamaran al mundo entero que el «pijama is the new esmoquin«.

Para empezar, se han mudado a un impresionante local en Carabanchel, al que han bautizado como «La Mojinave», donde Natalia ha montado la cocina de sus sueños y Fer y ella por fin tienen espacio para dar rienda suelta a su poderosa imaginación. «Es un sueño. Siempre habíamos fantaseado con la idea de tener un espacio así. Un espacio para tararnos, para compartir ideas y proyectos con un montón de gente muy crack… ¡¡estamos flipando!!» –explica Natalia. Siguen adelante con sus deliciosos «caserings» –sus caterings hechos con productos ecológicos y recetas cuidadas hasta el último detalle– en eventos y presentaciones de todo tipo, y ahora, también, se han lanzado a organizar las NoBodas, en las que diseñan desde las invitaciones hasta la comida.

Aparte de porque les gusta hacerse de rogar, la segunda edición de los Desayunos se ha hecho esperar por la cantidad de curro y de gente que implica un evento así. Porque claro, esto no va sólo de ir a desayunar con unos cuantos amigos, sino de montar un sarao de dimensiones épicas en torno a la idea de desayuno. Desde el menú hasta la decoración del espacio estarán pensados con todo el mimo del mundo y contarán con algunos invitados de lujo: Miguel y Diego del estudio de diseño Naranjo-Etxeberria estarán hablando, junto al fotógrafo Pablo Curto, sobre su proceso de trabajo; la diseñadora de espacios Uxue Peñagarikano se encargará de poner a punto el interior de esta impresionante nave y la florista Vincapervinca de ponerle el toque verde; tampoco faltarán el design-thinking de Soulsight, la artista Nuria Blanco, U Coffee con su café y por supuesto, su apicultor de cabecera, el mítico Ruben B de Trasmonte.

El dress code, como manda la tradición de los Desayunos Tardíos, será el pijama. De franela, de felpa, con dibujitos, camisón, picardías con desaville, bata de guatiné o incluso en chándal. Todo vale mientras se parezca a eso que te pondrías para desayunar en tu casa (en una ocasión especial, claro).

En el menú habrá, literalmente DE TODO: panes de diferentes sabores (espelta, maíz, tomate seco, aceitunas y ajo), crackers de pimentón o de ajo y perejil, y baguels caseros; para untar, tendrán crema de cacao, mantequillas caseras de vainilla, limón o cebollino, y confituras de calabaza, pimiento o mango; en el apartado dulce, cookies, bizcochos, donuts o muffins, y en el salado, pastrami con crema agria, salmón marinado, fondue de queso o rollitos de col. Para terminar, tartas de zanahoria, almendra, chocolate o limón, y para que todo esto pase bien, de beber habrá limonada casera con hierbabuena, zumos bio, Bloody Mary’s, leches variadas y café.

Cuando le preguntamos a Natalia por el momento en el que se encuentra ahora mismo La Mojigata, nos cuenta que por fin, después de cinco años dejándose la piel en el proyecto, están en el punto en el que sienten que todo el esfuerzo ha merecido la pena. «Estamos disfrutando más que nunca con lo que hacemos y con muchísima energía para seguir remando».

¿Vamos a celebrarlo con ellos?

Los próximos Desayunos Tardíos tendrán lugar el domingo 15 de noviembre a las 12h. Las entradas se pueden comprar a través de su web (quedan pocas, así que date prisa si no quieres quedarte sin la tuya).

Texto por María Arranz