Vegetariano no es sinónimo de saludable

foto: thissavoryvegan.com

Según un estudio, comer un sándwich de salchicha hecha de vegetales podría proporcionar más sal que una hamburguesa doble con queso y patatas fritas grandes

Ya vivimos una polémica en torno a los embutidos, cuando la Organización Mundial de la Salud los declaró cancerígenos. Esta vez son las salchichas vegetarianas las que podrían perjudicar nuestra salud del mismo modo que si tuvieran carne. Un estudio realizado por la ONG “Consensus Action on Salt and Health” (CASH) con ayuda de la Queen Mary Univerity de Londres, ha desvelado que las salchichas vegetarianas están entre las que más sal tienen del mercado. Las instituciones británicas se han preocupado por este alimento, no es para menos, ya que éstos consumen una media de 175 toneladas de salchichas cada año, lo que suponen unos 61 gramos de sal por persona (el equivalente a 134 bolsas de patatas fritas).

Aunque el contenido de carne procesada desaparezca en estas salchichas, el estudio revela que el porcentaje de sodio es muy elevado, “contienen más sal que la mitad de una pizza Margarita de Pizza Hut”, equipara la investigación. Al realizar la “Encuesta de Salchichas 2017”, CASH ha comprobado que de la gran variedad de productos, las marcas vegetarianas no se salvaron. “No comer carne no siempre es más sano cuando se trata de los niveles de sal. Algunas opciones vegetarianas son igual de saladas,” mencionó CASH en el comunicado que ofrecía los resultados de esta investigación.

La encuesta, realizada con la nueva y actualizada aplicación FoodSwitch UK, encontró que el contenido promedio de sal de las salchichas vendidas hoy es de 1.3g / 100g, o 1.16g de sal por dos embutidos, una cifra que se ha mantenido sin cambios apreciables desde 2011, superando el objetivo de reducción de sal en su lugar en ese momento.

Los objetivos de sal voluntaria de 2017 establecidos por el Servicio Público de Salud de Inglaterra están a punto de vencer. Este servicio pidió que las compañías redujeran el contenido en sal de sus productos antes de enero de 2018. Por ello, CASH pide que se establezcan objetivos de sal obligatorios, ya que la industria alimentaria no ha logrado proteger voluntariamente la salud de sus consumidores. De hecho, el peor puesto lo ha logrado la marca Richmond, cuya gama completa de salchichas supera a todos los demás fabricantes de sal. El contenido de sal de sus salchichas se ha mantenido muy alto y sin variaciones desde al menos el año 2011, lo que sugiere que no han hecho ningún esfuerzo para reducir la sal en sus productos.

Muchas marcas se apoyan en este mineral para dar sabor a sus alimentos. Sin embargo, El exceso de sal es uno de los mayores causantes de problemas cardiovasculares, millones de personas mueren al año por daños cerebrales y paros cardiacos. Con solo su reducción se salvarían muchas vidas, que es el objetivo final del estudio realizado por CASH.

 

www.actiononsalt.org.uk