Un restaurante en Brooklyn que ofrece formación en sus puestos de trabajo

Emma´s Torch ha desarrollado un programa de capacitación remunerado para refugiados.

Emma´s Torch abrió sus puertas en Brooklyn con la misión de ofrecer un programa de desarrollo profesional para refugiados, aislados y/o supervivientes de trata de personas. Consiste en un aprendizaje de pasantías remunerado (15 dólares por hora) durante dos meses que cuenta con capacitación culinaria, lecciones de inglés y con la posibilidad de adquirir un trabajo en la industria gastronómica al graduarse.

Estas, tienen un alto nivel de exigencia y cuentan con reglas perfectamente estipuladas. Por ejemplo, si llegan tarde pierden el día, por lo tanto también buscan inculcar disciplina y que el trabajo sea tomado en serio para el momento en que tengan su inserción en el mundo laboral.

Su fundadora, Kerry Brodie, comenzó esta aventura después de ser voluntaria en un refugio para personas sin hogar, y decidió unir su pasión por el trabajo humanitario con su amor por la comida. Como resultado abrió un pop-up, y fue tanto el éxito que, de la mano del chef Alexander Harris, decidieron abrir Emma´s Torch, en donde ofrecen brunch y cena con una gran porción de humanidad. El personal de cocina está constituido en su mayoría por estudiantes del programa, excepto el chef Harris. Actualmente son chicos y chicas de Pakistán, Rusia, Venezuela y Siria, aunque han tenido de distintas partes del mundo como Nepal, Afganistán, Guinea, Honduras, Arabia Saudita, entre otros. De los cuales ya trabajan en restaurantes en la ciudad de Nueva York.

La cocina se centra en comida y sabores estadounidenses para que los estudiantes se familiaricen a los ingredientes y gustos de su país adoptivo, pero agregan algunos toques de sus países de origen, creando un resultado de sabores exquisito y único.

Fotos vía Taste

www.emmastorch.org