Un mundo sin hambre: el objetivo del Día Internacional de la Alimentación

La FAO denuncia el problema alimentario mundial apoyando la comida saludable y sostenible con la meta del #hambrecero para 2030.

Hoy 16 de octubre se celebra el Día Internacional de la Alimentación. Una alimentación llena de desigualdades en las diferentes zonas geográficas, mientras que occidente sufre de obesidad, continentes como África se mueren desnutridos. Gracias a esta celebración, la Organización de las Naciones unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) busca concienciar a la población sobre el problema alimentario mundial, la pobreza, la comida saludable y sostenible.

Bajo el lema ‘Una alimentación sana para un mundo #hambrecero’ la organización quiere promover la solidaridad de todos en la lucha contra el hambre, la desnutrición y la pobreza fomentando la ingesta de comida real evitando el consumo de productos procesados. Una meta que se plantea conseguir para el año 2030, plasmado en el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 2. Tal y cómo plantea la FAO, «la alimentación no puede ser un privilegio de unos cuantos, sino un derecho de todas las personas, vinculado a su dignidad humana».

Otro problema de la situación actual y futura es la desaparición de las tierras de cultivo así como el cambio de las condiciones climatológicas necesarias para la producción agrícola. Menos lluvias, temperaturas más elevadas y la sobreexplotación del terreno agudizará la crítica situación. Así como la extensión de las ciudades con las que desaparecerán más de 300000 kilómetros cuadrados de tierras cultivables.

Un futuro que se plantea complicado pero sobre todo desigual. Cada vez más gente morirá de hambre, estará desnutrida y no podrá trabajar el campo. Una realidad palpable que aún podemos atrasar y evitar. Todos debemos poner nuestro granito de arena, ayudemos al planeta, ayudemos a la población que lo habita.