¿Te imaginas un mundo sin chocolate? Una pesadilla que puede ser real en 30 años

El aumento de las temperaturas y la escasez de lluvias, consecuencia del problema ambiental, podría llevar a la extinción del cacao.

Lo sé, amantes del chocolate -entre los que me incluyo-, es una posibilidad triste. Puede llegar el día en el que el chocolate deje de endulzarnos las noches en vela. Deseamos con todas nuestras fuerzas que nunca llegue ese momento, pero para ello, debemos poner nuestro granito de arena y respetar el planeta en el que habitamos. La crisis medioambiental, de la que tanto hablamos, puede ser la responsable de que esta pesadilla se haga realidad.

En un mundo donde las temperaturas son cada vez más altas, donde las lluvias son cada vez más escasas, donde los incendios destrozan ecosistemas enteros; árboles como los del cacao pueden llegar a desaparecer en apenas 30 años. Llegado ese momento, la planta podría dejar de existir a consecuencia del cambio climático. El cacao necesita de un ambiente húmedo con temperaturas estables, suelos ricos en nitrógenos y lluvias abundantes; unas condiciones inexistentes en la actualidad que hacen que su crecimiento y maduración sea cada vez menor.

Según un estudio de científicos de la Universidad de Berkeley en California, el año 2050 será el año en el que esta planta se convierta en un placer más exclusivo, menos accesible y sobre todo, más caro. Ante el alarmante hallazgo, estos expertos están trabajando con una tecnología llamada CRISPR, una técnica que puede transformar los genes de los granos del cacao para que puedan adaptarse a nuevos escenarios climáticos.

El chocolate puede ser, si no hacemos nada para evitarlo, otro de los muchos damnificados del paso de los seres humanos en La Tierra. Hagamos lo posible por seguir endulzándonos la vida, alegrando las tristezas y saciando el hambre nocturno. Porque el día a día es más feliz con una onza de chocolate en el estómago.