¿Te imaginas perder peso comiendo?

eating

La clave podría estar en la combinación del glucamanano y el quitosano

Es indudable que el comer es uno de nuestros grandes placeres. Ya seas más de dulce o de salado, de seguro que tus labios se humedecen y una lujuriosa sensación de gozo recorre tu cuerpo al pensar en esas calóricas torrijas de Semana Santa, o en esos cremosos helados, tan característicos de este verano que ya despedimos.

Ahora que llega septiembre, y corremos a engrosar las listas de gimnasios y a escudriñar en busca de las últimas dietas con las que paliar los excesos del periodo estival, tenemos noticia de la elaboración de un interesante estudio. ¿Te imaginas poder perder peso, comiendo?

Esta es la pregunta que están intentado resolver un grupo de investigadores del Instituto de Agroquímica y Tecnología de Alimentos (IATA) del CSIC, en España, dirigidos por la científica Amparo López Rubio.

Enfocado en la búsqueda de alimentos que ofrezcan una mayor sensación de saciedad, y por tanto, una menor ingesta, el equipo de investigadores ha descubierto que la combinación de dos elementos como el glucamanano y el quitosano podría ser importante a la hora de diseñar nuevos alimentos que ayuden a la perdida de peso.

Con una alta capacidad de acumulación de líquidos, el glucamanano posee características saciantes que, en palabras de los investigadores, podrían “ser útiles para el diseño de ingredientes saciantes que se hinchan a valores de pH gástrico”, provocando la sensación de saciedad.

Quien sabe de qué modo se aplicarán los resultados del estudio. Puede que se aplique modificando alimentos que ya conocemos, como algún tipo de pasta, o que termine por concretarse en una nueva línea “saciante” que no tardemos en ver, compañera de viaje junto a “Zero” y “Bio”, en lo alto de las estanterías de los hipermercado.

vía Foodnavigator