Slow Bee´s, una campaña para salvar a las abejas

Creando consciencia, plantando árboles con floración y haciendo frente a los pesticidas. Así es como la organización Slow Food defiende a estos polinizadores.

El pasado 20 de mayo, la orgnizacióm Slow Food inició una campaña internacional aprovechando el Día mundial de las abejas bajo el nombre `Slow Bee´s´. En busca de la defensa de estos polinizadores, los activistas de la organización plantaron arbustos y árboles orgánicos con flores para intentar mantener una fuente de alimentación limpia.

Casi un 75% de los cultivos alimentarios mundiales dependen de la polinización y, estas especies cuentan con un alto índice de propabilidad de extinguirse gracias a la irresponsabilidad de los seres humanos. Con llamadas a la acción y hashtags, la campaña logró sonar a nivel mundial, repercutir y alcanzar a más personas para que se tomara consciencia respecto a lo que se enfrentan las abejas y otros polinizadores. 

Los polinizadores se encargan de realizar el intercambio de polen entre las flores, logrando que cualquier tipo de semilla y fruta se reproduzca, convirtiéndose en un proceso fundamental para el mantenimiento de la vida en la tierra. Según datos recientes, aproximadamente cinco de cada diez alimentos han tenido acción directa de las abejas en un 75 u 80 por ciento. Por esto la importancia de las abejas, si no hay polinización no hay comida.

A falta de normas de seguridad respecto a los pesticidas, también se buscó que los representantes de los Estados Miembro de la UE llegaran a una solución para la prohibición de ciertos insecticidas que podrían estar matando a las abejas. Apicultores y grupos medioambientales se encargaron de juntar firmas para la petición, a la cual 230 mil europeos apoyaron y, un grupo local de apicultores y activistas de Slow Food entregaron la solicitud al Ministerio de Agricultura en Roma, donde se pide que se tomen acciones eficacez para salvar a las abejas contra todo pesticida letal.