Ronald McDonald, estrella del videoarte

Si hay una cadena que ha logrado elevar la comida basura (y todo lo que la rodea) a la categoría de icono pop, esa es, sin lugar a dudas, McDonald’s. Su estética de colores chillones, entre lo naïf y el mal gusto puro y duro, sus letras amarillas de proporciones descomunales que se ven a kilómetros de distancia por las carreteras de medio mundo, sus célebres happy meals que todos nos hemos metido entre pecho y espalda cuando éramos unos críos, y muy especialmente la figura de su siniestro simpático payaso, han hecho de la cadena de fast food yanqui una de las marcas más reconocibles de toda la historia.

ronald1

David Farrán de Mora, fotógrafo, artista y cool hunter gastronómico, homenajea en esta pieza de videoarte que se estrena el próximo sábado 1 de febrero en la Fresh Gallery (en el marco del Gastrofestival 2014) a toda la memorabilia generada por McDonald’s a lo largo de sus muchas décadas de existencia. Muñecos, anuncios de televisión, logos, neones, dibujos y escenarios vintage de restaurantes McDonald’s en diferentes ciudades del mundo, conforman esta pieza que acaba por convertirse en una verdadera obra de antropología de la cultura popular y que ha de entenderse dentro del concepto de «infragastronomía» desarrollado por el propio artista.

Sin críticas ni moralinas, lejos de quedarse en lo hueco de un análisis superficial, el trabajo de Farrán de Mora supone un interesante recorrido estético por el imaginario de una de las cadenas de fast food con peor fama del mundo. La pieza en cuestión dura unos 20 minutos y está acompañada con música de 8 bits producida con ZX Spectrum y Commodore 64. «Ronald» es un vídeo con toques lisérgicos cuyos efectos oscilan entre el empacho pop y lo hipnótico de sus coloristas iconos. Premio en forma de Big Mac para el que aguante hasta el final.

Texto por María Arranz