Practica el “Mindful eating” o la alimentación consciente

mindful eating comida

Deja el móvil, las prisas… y disfruta del placer cotidiano de comer. Si no sabes por dónde empezar, te mostramos algunas pistas.

De nada sirve tener el plato más sabroso del mundo si estamos más pendientes de otras cosas que de comerlo. Parece obvio, pero es uno de los hábitos actuales más comunes contra los que lucha el “Mindful Eating“, o “Alimentación consciente”.

Más allá de lo que comemos, se basa en cómo lo hacemos. El “Mindful eating” es de origen budista, y para ellos no es más que otra forma de meditación, pero con comida.

mindful eating alimentacion

Existen varios trucos para que esta práctica no resulte costosa, sobre todo al principio, cuando aún no estamos acostumbrados y se nos hace cuesta arriba:

  1. Deja los cubiertos sobre la mesa entre mordida y mordida. Si tardas más de lo que crees en acabar el plato, es que vas por buen camino.
  2. Usa la mejor vajilla que tengas. Inconscientemente, comer con cosas bonitas te harán bajar el ritmo y emplear más tiempo.
  3. Cuenta. Las matemáticas te mantendrán alejado de tus preocupaciones y te llevarán al presente. Contar mientras masticas te ayudará.
  4. Sentado, mejor. Una regla especialmente importante para los que comen de camino a algún sitio.
  5. Práctica el “Mindful Eating” con una comida al día. Para empezar ya está bien. Sin agobios. Cuando tu cuerpo se acostumbre, ya te pedirá más.

mindful eating alimentacion consciente

Son varios los estudios que han demostrado los múltiples beneficios de la alimentación consciente: lo primero y más atractivo es el puro placer de (volver) a experimentar el sabor, el aroma y el tacto de los alimentos. Además, consigue mejorar mucho las digestiones, frenar el seguir comiendo por “gula” cuando estamos llenos y, por consiguiente, ayuda a perder peso. ¿Empezamos hoy?