Poder adquisitivo y nutrición: el bajo coste de la obesidad

Imagen de Christian Bolt

El alto precio de los alimentos frescos está generando sobrepeso entre las personas con menos recursos.

El último estudio del Interntional Food Policy Research Institute (IFPRI) publicado por Journal of Nutrition presenta una tendencia mundial hacia la obesidad. Lo que antes era un problema de los países occidentales como Estados Unidos, se está extendiendo como una pandemia por los países en vía de desarrollo como Latinoamérica e incluso, la tradicionalmente saludable, China.

Fotografía de Brian Chan

Según el estudio, las causas detrás de este problema responden a motivos económicos y es que, cada vez es más caro conseguir comida fresca y saludable, por lo que la alternativa para las clases más bajas es consumir alimentos de escasa calidad y con un alto contenido calórico que apenas aportan otros nutrientes a su dieta.

Un claro ejemplo de ello, son las bebidas azucaradas como los refrescos, cuyo precio es tan bajo que resulta accesible para toda la población. El alto contenido en azúcar de este tipo de bebidas genera gran preocupación entre los expertos pues puede conducir a la adicción.

Refresco de William Moreland

El IFPRI recomienda a los Estados el establecimiento de impuestos y tasas a este tipo de alimentos para, de alguna forma, poner barreras al consumidor para que le resulte más complicado el acceso a éstos.

En paralelo, la solución para conseguir una bajada de precio en los alimentos frescos pasa por la innovación. Encontrar una nueva forma de nutrirnos y de relacionarnos con la comida es fundamental para poner en valor la importancia de tener buenos hábitos.

Foto de @ja_ma

Así, surge la idea detrás de Daily Table, un supermercado de Boston cuyos productos se consiguen más baratos de lo habitual ya que se surten gracias a aquellos alimentos que la industria desecharía por razones arbitrarias como tamaño o forma. Implantar este tipo de sistema en países en vía de desarrollo permitiría que continuaran avanzando hacia un futuro de consumo responsable donde, apenas haya desperdicio de comida y que, además, tenga una amplia educación sobre la nutrición y su relevancia para lograr la longevidad.