La cocina mexicano-japonesa de Peyote San

El enriquecimiento de las mezclas se hace patente en el último restaurante del grupo Larrumba que cuenta ya con varios de los restaurantes de moda en la capital madrileña.

“Lo siento, no tenemos sitio”, es la frase que probablemente escucharás al otro lado del teléfono si intentas reservar en Peyote San, y es que aunque al principio el mix de cocina mexicana con cocina japonesa pueda sonar extraño e incluso incompatible, lo cierto es que la fusión de ambas gastronomías funciona. A ello contribuye que Hugo Muñoz -antiguo jefe de cocina de Kabuki– y Santi Aroca -ex-jefe de cocina de Punto Mx– que, junto a Roberto Velázquez han diseñado esta carta con lo que el éxito estaba asegurado.

Ingredientes tradicionales japoneses se fusionan con otros típicos mexicanos con resultados como tartar de salmón con mostaza karashi, guacamole y chips de plátano, nigiri de pollo confitado con mole verde y rabanitos ó takoyaki, buñuelos de pulpo, mayonesa japonesa y salsa takoyaki.

Especial atención merece la carta de cócteles famosa ya en la ciudad con combinados tan apetecibles como mojito japomex con sake infusionado en canela y fresas, tequila reposado con chiles, azúcar de shiso y piña, lima, hierbabuena y soda de agua de Jamaica; bloody patry con tequila blanco, zumo de tomate, zumo de lima, aceto balsámico de Pedro Ximénez, tabasco, sal, pimienta y espuma de salmuera de aceitunas ó padrinito que lleva tequila reposado, licor de chile ancho, Amaretto, té de chocolate y especias, sirope de ágave, jengibre y cacao y spray de mezcal.

Si a todo esto le sumamos una decoración con gusto, de inspiración street con grafittis y guiños aztecas y orientales como ilustraciones japonesas, telas de colores, cuero y mimbre, una ubicación inmejorable y que además ofrecen brunch, Peyote San nos tiene ganados.

Peyote San