Las pajitas de metal, un buen sustituto a las de plástico

Foto de westelm.co.uk

No producen residuos y pueden utilizarse indefinidamente sin perder su calidad.

Solo en EEUU se utilizan 500 millones de pajitas diarias. Su uso suele oscilar en torno a los 20 minutos y tardan más de 100 años en ser absorbidas por el medio ambiente. Además, provocan la muerte de más de 1 millón de animales marinos tras confundir las pajitas con comida. Pero esto muy pronto dejaría de ser un problema gracias a las pajitas de metal.

Las noticias sobre la contaminación a causa del plástico que hay en nuestros mares son más frecuentes día tras día. Cada vez, más personas toman conciencia de los problemas que ocasiona el plástico en el medio ambiente. Nuestro país, según recoge el estudio de gestión de residuos plásticos realizado y publicado por PlasticsEurope, es el segundo europeo que más plásticos está reciclando por habitante, 18 kg por persona al año, sin embargo, es el que más residuos desaprovecha.

Tras la prohibición del uso de bolsas de plástico en los comercios llevada a cabo por la directiva europea, el siguiente paso que quiere llevar a cabo el Ejecutivo comunitario es la utilización de materiales sostenibles para la fabricación de bastoncillos, vasos y platos de plásticos y pajitas para beber. A éstas últimas ya les salió un competidor, las Lolistraw, pajitas comestibles que no dañan el medio ambiente pero es ahora cuando parece que tienen los días contados gracias a las pajitas de metal. Las redes sociales como Instagram han ayudado a visibilizar este nuevo modelo de pajita gracias a los hashtag #ReusableStraw o  #StopSucking desde los que los usuarios animan a usar estas nuevas pajitas.

Además de ayudar a la conservación del medio ambiente son más duraderas que las de plástico y muy fáciles de conseguir. En Amazon se pueden adquirir en paquetes con varias unidades que vienen acompañadas de un estuche para guardarlas y poder llevarlas a cualquier sitio, y cepillos, para asegurar que se limpien bien acabando con los restos de bebida. El precio ronda los 8€ y si lo comparamos con la durabilidad y el mínimo impacto que tienen en el medio ambiente son mucho más baratas y eficientes que las pajitas de plástico de toda la vida. El tamaño no es un impedimento ya que las hay de diferentes longitudes, anchura e incluso colores. Y tú, ¿a qué esperas para utilizar las pajitas de metal?

                           Foto de thegreatdiggers.com