Ouka Leele traslada su colorido universo a una vajilla

Sus flores decoran y convierten en obras de arte platos y cuencos de cerámica perfectos para un menú estival.

Ouka Leele es una artista multidisciplinar que desborda imaginación desde niña y que encontró en el arte una forma de expresión que a los 61 años aún la emociona como el primer día. Su creatividad la llevó a cambiarse el nombre en 1979. Bárbara Allende desapareció para adoptar el de una de las estrellas de la obra de Hortelano y desde entonces no ha dejado de sorprendernos. Ningún formato asusta a esta artista que encuentra inspiración en la sencillez y en lo cotidiano. La oportunidad de transformar algo tan mundano como platos y cuencos de cerámica en pequeñas obras de arte apareció durante la presentación de las vajillas de Alfonso Albacete y Luis Feito. La artista le comentó a los productores de Hart Collection lo mucho que le habían gustado y ellos no dudaron en proponerle que crease una. “Me ha encantado hacerla” comenta. “Me gusta mucho crear obras para cosas que se puedan usar, como es el caso de esta vajilla».

“Me ha inspirado un girasol precioso que salió y creció de manera espontánea en mi terraza” nos cuenta. Una flor que cada día se despierta y sigue al sol en su ruta de este a oeste como las agujas de un reloj. Su belleza cautivó a la artista, y en especial “sus formas geométricas en la zona donde se van formando las pipas”. Así es como podemos observar “una especie de deconstrucción del girasol” en cada pieza. Con unas pinceladas en tonos cálidos con pequeños toques de turquesa, Ouka ha creado una vajilla perfecta para acompañar un menú estival que dejará a tus invitados con la boca abierta y a ti deseando volver a ponerla a salvo.

Puede que sus fotografías pintadas a mano con acuarelas se hayan convertido en su sello, pero esta artista ha demostrado que no le asusta ningún soporte. “Me gusta experimentarlo todo, siempre y cuando crea que voy a obtener una calidad óptima”, confiesa. ¿Su mayor reto? Escribir una novela y hacer con ella una película. Todo indica que aún nos queda mucha Ouka Leele por descubrir.

Fotografías: Natalia Pérez Delgado