Montmartre 1889, donde la comida española y los vinos franceses se encuentran

En noviembre, cuatro cenas únicas recorrerán los viñedos más desconocidos de Francia y España de la mano de la reconocida sumiller Rut Controneo

Los amantes del buen vino y, sobre todo, aquellos que disfrutan descubriendo variedades atípicas e inexploradas, están de enhorabuena pues noviembre se presenta en Madrid con cuatro eventos únicos que prometen deleitar los paladares más exquisitos. El restaurante Montmartre 1889, ubicado en el hotel Gran Meliá Palacio de los Duques organiza cuatro cenas todos los viernes del mes de noviembre con una finalidad: ampliar el horizonte enológico de sus comensales. La reconocida sumiller Rut Controneo, Premio Nacional de Gastronomía, es la encargada de seleccionar diez variedades de vino para cada cena. Madrid, Levante, Galicia, Andalucía, Rioja, Borgoña, Ródano, Loire, Alsacia, Jura y Burdeos son las regiones escogidas por Controneo para indagar en su oferta enológica. Estos vinos acompañarán las exclusivas creaciones gastronómicas del chef Sergio Navas, que incluirán cinco platos para cada una de las cenas.

La primera cena viajará entre Madrid y Levante y entre Borgoña y Ródano. Los blancos y dulces madrileños estarán presentes junto con un Utiel-Requena de un pequeñísimo productor, Bruno Murciano, que propone un deslumbrante bobal, una novedad vinícola que va a dar mucho que hablar. Por su parte, desde el corazón de Borgoña se descubrirá que, además de la chardonnay y la pinto noir, hay otras variedades muy apreciables. Desde la cocina se ofrecen platos como la sopa minestrone de algas con huevo de codorniz y un inusual San Pedro con guiso de tubérculos de invierno.

La segunda cena contará con pequeños productores gallegos de blancos y tintos, un elegante blanco alsaciano y una versión dulce de la chenin blanc del Loire. Todo ello maridado con platos como Calamar y mollejas en su tinta y Arroz de pichón. Para la tercera cita, se ha apostado por vinos atípicos que resultan muy versátiles para las armonías con productos difíciles de combinar: los generosos. Rut Cotroneo los califica de “joyitas” y asegura que “Andalucía tiene un potencial increíble con sus variedades”. La oferta enológica se completa con variedades de jura “una gran desconocida que nos vuelve locos”, dice. En esta ocasión se enfrentan diferentes vinos para el mismo plato, con ingredientes como alcachofas, queso azul o kokotxas.

La última cena de Vendimias en Montmartre, propone un viaje entre champagnes y cavas: de Burdeos a Riojas de la mano de dos pequeños productores. Los blancos de estos dos clásicos del tinto son también otra de las sorpresas de esta cena, que se remata con el toque dulce de un sauternes. Ostras, un delicado jarrete, un gazpacho de cerezas y una corvina a la brasa completan el menú más clásico de todos.

Las cenas de las Vendimias son una ocasión para descubrir y explorar aquellos productores que suelen pasar desapercibidos. Y sobre todo, son una ocasión para disfrutar del buen vino y la buena gastronomía en el restaurante que rinde homenaje al arte bohemio parisino, Montmartre 1889, decorado con reproducciones de cuadros y murales de la Exposición Universal de París de 1889. Sin duda, uno de los espacios más bellos del hotel Gran Meliá Palacio de los Duques, en pleno corazón del Madrid de los Austrias.