Medusas, la última novedad en la cocina

Existe un nuevo alimento que podría tomar el lugar de las ostras, y su consumo podría ayudar al medio ambiente.

En espera de que sean finalmente aprobadas, las medusas podrían convertirse en tu nuevo alimento favorito, ya que cuenta con diversos nutrientes y su sabor y textura es similar al de las ostras. Contienen colágeno (que actúa como antioxidante y antiinflamatorio), microalgas (altas en omega 3 y omega 6), y, por si fuera poco, contienen una baja cantidad de calorías ya que su cuerpo está compuesto por un 98% de agua.

Aunque parezca una novedad, las medusas han formado parte de la alimentación desde hace muchos tiempo, especialmente en países como Japón, China, Indonesia, Corea y Tailandia, donde se consideran un manjar. Y aunque en estos países de oriente ya se comercializan para su consumo, la Unión Europea está a la espera de que pase todos los filtro de seguridad y sanidad.

Por otro lado, la FAO ha aconsejado consumirlas en pro del medio ambiente, ya que la proliferación excesiva de estas está acabando con muchas vidas marinas y han sido la causa del descenso que se ha registrado en poblaciones de peces en el Mediterráneo y el Mar Negro.

Uno de los temas importantes de las medusas y que preocupan a los investigadores, es la deshidratación de esta, ya que se hace mediante la salinización o usando componentes que pueden ser tóxicos (como es el caso en China, que utilizan alumbre). Además, los consumidores nos preocupamos por la forma de comerlo, ya que estas se conocen por ser nocivas para el ser humano. Cabe mencionar que las medusas que se utilizan como alimento son aquellas que contienen un nivel inferior de toxinas y debe ser preparada a la perfección por expertos que sepan eliminar cualquier resto de tóxico.

Su sabor es similar al de una ostra, con toques salados y frescos, y su textura es cartilaginosa y crujiente. Además, cualquier parte de su cuerpo se puede comer. Las medusas sirven para preparar diversos tipos de platos, desde una ensalada de medusas hasta crear harina con medusa deshidratada molida.

Aún se están realizando varias pruebas de deshidratación de la medusa, la seguridad y la calidad del producto, en la espera de que esté listo para que pueda formar parte de nuestra alimentación.