Manzanas saladas fermentadas, la delicia tradicional rusa

russia-brined-apples-receta-casera

Algunas tradiciones culinarias siguen estando de moda. Desvelamos por qué la receta de las manzanas rusas sigue siendo la estrella.

Lo que es bueno y sabe mejor tiene mucho camino ganado para perdurar en el tiempo. Es el caso de la receta rusa con manzanas saladas, una de las más populares. Y es que fermentar los alimentos no es nuevo, porque su poder de conservarlos sin perder nutrientes era más que conocido desde muchos años atrás.

Para llevarla a cabo solo necesitamos estos ingredientes: 8 tazas de agua mineral, 1/4 taza de miel y la misma de sal, 2-3 puñados de hojas de cereza amarga (para mantener las manzanas firmes), 4-6 ramitas de estragón y 3 manzanas amarillas pequeñas.

russian-brined-apples

Su elaboración es cuestión de paciencia: primero se coge una olla grande y se ponen el agua, la miel y la sal a ebullición, obteniendo una especie de salmuera. A continuación cogemos una cazuela y ponemos las hojas de cerezo y estragón en el fondo. Colocamos una capa de 3-4 manzanas en la parte superior, y así repetimos el proceso hasta acabar los ingredientes. Ahora es cuando hay que verter la primera olla en esta segunda. Si nos gusta experimentar, podemos probar a añadirle un poco de kéfir. Para que las manzanas queden sumergidas en la salmuera, podemos poner algo de peso encima. El siguiente paso será ponerlo todo en una bolsa y fermentarlas a 70 grados, durante 5-6 días. Pasado este tiempo, las sacamos de la bolsa y las ponemos a enfriar, por debajo de 50 grados. Para comerlas en su punto, las dejaremos en un tarro y de pie durante unos 30 días.

En cuanto al proceso culinario, son varias las herramientas que se empleaban: se ponían las manzanas en un barril de roble, llamados dubovaya bochka, con el interior forrado con paja de centeno. Luego se cubrían las manzanas de paja y arpillera, un tejido de estopa o yute muy fuerte y áspero, para finalmente sellar los barriles dejando pequeñas aperturas, por donde se iba añadiendo agua durante la fermentación.

Su proceso de preparación seguía un método culinario muy rústico y es que, quizás por ese motivo, conseguía que las manzanas no se pudriesen y las dotaba de un sabor final más intenso.

manzanas-saladas-rusas

Pese a su popularidad en Rusia, lo cierto es que cada cual tiene su propia versión de la receta. Algunas recetas solo incluyen manzanas, otras añaden sal y miel, y las hay incluso con chucrut.

Lo único que no cambia con el tiempo es el uso de manzanas amarillas maduras pero firmes. Te animamos a que por un día dejes las prisas de lado y pruebes esta delicia.