Makan: street food del Líbano en el barrio de Salamanca

Ya sea que disfrutes de su típico Saj Wrap o una ensalada creada con una receta familiar, este local te permitirá vivir una experiencia gastronómica completa transportándote a las calles del país árabe.

Del Líbano para Madrid llega Makan al barrio de Salamanca con comida típica del street food del país mediterráneo. Una idea diferente, ligera y deliciosa, presenta a los madrileños el Saj wrap, básicos en la vida de todo libanés, que se compone en una masa delgada de harina, agua y sal que envuelve distintos ingredientes. En el local se encuentran más de una docena de opciones para escoger, algunas típicas libanesas y otras propias del repertorio de la familia que lleva el lugar.

Alex Mtaini es el creador del proyecto y quien se encarga de atender en el sitio. Le apoya en la cocina por su madre, Caline Chaya, reconocida por su largo historial de restaurantes exitosos en Beirut e incluso alguna estrella Michelin, y su hermana, Youmna. Con recetas familiares y recuerdos de su infancia, la esencia y tradición se ha logrado ver inmersa e impregnada en Makan.

Dentro de los wraps que destacan se encuentran el `Zaatar´ (de los más consumidos del Líbano), que se compone de tomate, pepino, tomillo y menta, una combinación fresca y deliciosa; el `Saj wrap humus´, del cual el humus está hecho en la cocina del local y es de sus especialidades; el `Lahm Bi Ajin´, compuesto por carne picada un poco picante y brotes de lechuga; y el `Saj wrap pollo sumak´, relleno de pollo y salsa de melaza de granola y cebolla. Pero esto no es todo, además de esta especialidad, cuenta con deliciosas ensaladas que emplean ingredientes libaneses y son recetas y combinaciones de la familia.

Por supuesto debíamos hablarte un poco del punto dulce del local, ya que cuenta con un wrap de nutella que sólo verlo se te hace agua la boca. Y si no eres muy de chocolate, puedes probar sus deliciosos muffins de cúrcuma.

Decorado con elementos de este país árabe, baldosas y azulejos hechos a mano en Líbano, y fotografías familiares en las paredes nos transportan automáticamente a las calles donde creció Alex con su familia. En resumen, una experiencia gastronómica completa.