Lolistraw, las pajitas comestibles y no contaminantes

Diseñadas para desaparecer, están hechas a base de algas, 100% libres de plástico y son totalmente degradables.

Las diseñadoras industriales Chelsea Briganti y Leigh Ann Tucker crearon en 2015 la start up Loliware con el objetivo de transformar la industria contaminante del plástico en otra alternativa de productos mucho más divertidos, deliciosos y sobre todo que no fueran tóxicos ni contaminantes. Su primer  lanzamiento fueron unos vasos comestibles que tuvieron un gran éxito por su utilidad y la variedad de sabores.

Ahora han lanzado las Lolistraw, pajitas comestibles aparentemente iguales a las típicas de plástico que todos conocemos pero con una gran diferencia: no dañan el medio ambiente porque están hechas de algas y “diseñadas para desaparecer”. Son 100% libres de plástico, híper-compostables, pueden ser degradadas en los océanos y no son transgénicas. Las algas son renovables, no requieren recursos de la tierra y en realidad absorben CO2, por lo que un producto a base de estas plantas marinas tiene una ventaja ambiental. Las Lolistraw tienen la misma funcionalidad que las de plástico, una caducidad aproximada de 24 meses y no necesariamente te las tienes que comer después de tu bebida, ya que se descomponen como el resto de los alimentos, incluso si permanecen en el agua se disuelven en 24 horas.

El objetivo de Loliware es reemplazar los 500 millones de pajitas de plástico que se usan y descartan todos los días sólo en Estados Unidos. Lolistraw es una alternativa sostenible y  divertida a las tradicionales pajitas de plástico con diferentes sabores como vainilla, yuzu, mango, rosa o caramelo.

www.loliware.com