Lluvia Carón o la cocina vegana de bajo impacto

Hoy hablamos con esta cocinera que con sus recetas busca generar el menor daño posible al medio ambiente y a los animales.

¿Cómo nace tu pasión por la cocina vegetal?

La cocina en general comenzó a despertar mi interés cuando decidí que iba a dejar de comer carne y me resultó aún más apasionante cuando decidí también que iba a dejar de comer  huevos, quesos, leche y cualquier producto de origen animal. Tenía que investigar, probar y adentrarme en un mundo que desconocía por que casi nadie iba a cocinar para mí. A muchas personas les dices “vegano” y su mente se pone en blanco o piensan en ensalada, yo no quería dejar de disfrutar de la comida o comer ensalada siempre, así que comencé a hacer preparaciones para mí, luego para mi familia, para mis amigos… Con el tiempo funde mi propio catering vegetariano en el cual trabaje durante 3 años alimentando a muchas personas y ahora la pasión sigue expandiéndose en diversas formas y proyectos.

En tu página web dices que “descubriste en la cocina el enlace para cuidar y amar a los demás” ¿cómo surgió esta idea?

Descubrí que a través de mi cocina podía incentivar o generar un cambio en las personas para que se alimentaran de una manera más saludable, equilibrada y sabrosa, generando el menor impacto medioambiental y haciendo el menor daño a los animales. Comencé a notar que podía tener una influencia e impacto positivo en mis círculos, que se quebraban tabús, que el veganismo se comenzaba a naturalizar y poco a poco muchas personas se motivaban a cambiar sus hábitos.

En 2015 te empezaste a formar con el chef Matias Buttner especializado en cocina clásica, ¿te resultó difícil adaptar esas recetas a la cocina vegetal?

Ha sido magnifico aprender de él y sus enseñanzas más básicas, juntos modificamos recetas y logramos la manera de poder hacer platos sin la necesidad de ningún producto de origen animal. Es bastante fácil encontrar un buen sustituto vegetal, algunas recetas quedan iguales al paladar de muchos comensales y muchas otras diferentes pero ahí es donde personalmente le encuentro el sentido, la cocina vegetal tiene un gran abanico en cuanto a sabores y texturas por descubrir.

Además de vegetal, ¿Cómo definirías tu cocina?

La definiría joven, saludable, aromática y especiada. Una cocina con intenciones de demostrar que también se puede disfrutar del mundo vegetal.

Cuál es tu especialidad en la cocina?

No  podría decidirme por una, aunque muchas personas disfrutan del sushi, el locro (plato típico de argentina) y los pasteles que realizo actualmente en Strata Bakery.

¿De donde sacas la inspiración para crear nuevas recetas?

Mis recetas surgen de horas en la cocina, generalmente de equivocarme y al día siguiente pensar si utilizo esto posiblemente quede mejor, también de libros, de compartir con círculos de mujeres y personas que admiro. Pero lo que alimenta mi inspiración son sin dudas las ganas de ayudar a los demás.

¿Cuáles son tus chefs favoritos?

Mi chef favorito es Massimo Bottura. Veo en él la energía, alegría, optimismo, compañerismo y pasión que se necesita para hacer un cambio, con su proyecto de reciclaje de desperdicios consigue alimentar a personas sin recursos y es lo que yo veo en la gastronomía no solo un plato de comida delicioso para gente con dinero, si no un canal para hacer activismo.  Me tiene cautivada también  Matthew Kenney llevando la comida raw a un nivel altísimo y enseñando a través de su escuela Plant Lab en la que me encantaría aprender próximamente. Y por último admiro la fortaleza y dedicación de Grant Achatz.

Un restaurante al que nos recomendarías ir.

Recomendaría probar la comida de vanguardia que ofrecen esporádicamente en cenas privadas grandes Chefs de la cocina vegana que residen en Barcelona como Prabhu Sukh y Toni Rodríguez. En cuanto a restaurantes recomendaría El vergel en Tarragona y Bon LLoc en Palma de Mallorca. Y en Barcelona, Vacka un pequeño restaurante que ofrece comida vegana y crudivegana deliciosa.

Si te pudieras quedar con una receta, ¿cuál sería?

Sería la receta de pasta de mi bisabuela italiana. Ella ha sido una persona apasionada de la cocina y ha elaborado comidas increíbles para su familia de la que me hubiese gustado muchísimo aprender.

Comer sano suele resultar más caro ¿Puedes darnos algún consejo para que cuidarnos la salud no nos deje temblando el bolsillo? 

Creo que el “comer sano es caro”, es un concepto que muchos pensamos antes de realmente intentarlo. Si partimos de que comer sano es llevar una dieta equilibrada con un aporte de calorías, proteínas, hidratos de carbono, lípidos, minerales, vitaminas, agua y fibra es absolutamente económico. Creo que el sistema nos hace muchas veces creer que comer sano es más caro para que caigamos en alimentos ultra procesados con poco nivel nutricional o que paguemos mucho a empresas que se benefician excesivamente de esto.

La clave para mí es consumir legumbres y cereales de calidad comprando a granel y teniéndolos a mano para no recaer en otros productos, también consumir frutas y verduras de temporada y si llevas una dieta vegetariana suplementarse con B12. Pero, sobre todo, llevar una organización semanal es lo que hace que podamos alimentarnos sano, rico y económico. Dedicarnos cierto tiempo a nuestra alimentación nos trae grandes beneficios. La idea del batch cooking es algo que ahora está en auge y me parece un concepto totalmente inspirador y saludable que todos deberíamos aplicar.

 

www.lluviacaron.com