Living Food, o lo que podría ser el futuro de la ciencia y gastronomía

Alimentos que se contraen, se agitan, y asimilan la respiración, así son los platos creados por Minsu Kim que asemejan el comportamiento de un ser vivo.

¿Has pensado alguna vez que tu comida esté viva mientras la comes? Pues esto, aunque a algunos cause intriga y a otros rechazo, lo ha hecho realidad Minsu Kim con su proyecto Living Food. Mediante biología sintética ha logrado que la comida asemeje comportamientos a la de un ser vivo.

La graduada de Royal College of Art de Londres creó este proyecto con el objetivo de explorar la forma en que los alimentos evolucionaran en el futuro uniendo ciencia y gastronomía. Al unir su interés en el diseño industrial, la biología sintética y la robótica, dio con estas creaciones comestibles para hacer de la experiencia culinaria un placer sensorial. Nace a partir de que se realizara dos preguntas clave: ¿Qué pasaría si la comida se consumiera viva como si fuera un personaje ficticio? y ¿Qué pasaría si la comida pudiera jugar con los cubiertos y crear hipersensaciones en nuestra boca?

Aunque cuesta trabajo imaginarse ver comida moviéndose en un plato para luego comerlo, esta experiencia gastronómica está diseñada para que los alimentos interactúen con el comensal, con los cubiertos e incluso generen empatía. Presentados en 3 platillos, cada uno con un comportamiento y movimiento diferente, y presentados como si fuesen parte del menú de un gran restaurante. El primero, se centra en una masa blanca en forma de cilindro que se contrae; el segundo, cuenta con unos tentáculos al centro que se mueven; y el tercero, es una esfera blanca que se infla y contrae, dando la impresión de que respirara.

Las imágenes hablan por si solas,  crear movimientos artificiales comestibles, aunque suene de película ya no es fantasía, ha llegado la unión entre alta cocina y gastronomía molecular.