La transparencia en el etiquetado: clave para mejorar tu dieta

foto: IStock

La información específica sobre composición de los alimentos nos da la opción de llevar un estilo de vida más saludables e incluso un consumo más sostenible y respetuoso con el medio ambiente.

Las tendencias de consumo varían, el mundo está cambiando y en 2019 la transparencia en el etiquetado sobre la composición de los alimentos que nos vamos a llevar a a la boca parece ser una de las mayores preocupaciones por parte de los consumidores y por tanto de las marcas.

Años atrás se abrió la caja de Pandora al descubrir lo perjudicial que eran componentes como el aceite de palma y la cantidad de alimentos que, sin saberlo, lo contenían. A día de hoy el foco de atención se extiende al consumo excesivo de sal, azúcares y otros aditivos que lleva la comida que podemos comprar en cualquier supermercado. Hemos tomado conciencia de lo realmente dañino que es el consumo de algunos alimentos en nuestra dieta diaria y buscamos alternativas más saludables. Por esto, como consumidores, exigimos a las empresas que actúen. Saben que es momento de dar un cambio en su etiquetado, ya no sirve con una lista de ingredientes y componentes con una letra prácticamente ininteligible.

El consumidor quiere más, necesita saber qué es bueno y qué debería dejar de comer, busca información sobre el proceso al que ha sido sometido aquello que acabará ingiriendo y por las manos que ha pasado.  La apuesta por un etiquetado más claro y en el que se especifique detalladamente la composición de los alimentos da la opción a elegir alternativas más saludables, ecológicas e incluso llevar un consumo más sostenible y respetuoso con el medio ambiente. A esta tendencia de transparencia de etiquetado ya se han sumado grandes marcas internacionales y plataformas como SmartLabel ayudan a facilitar que esa información llegue al consumidor sin perder demasiado tiempo en leer listas infinitas de ingredientes.

Los beneficios de un etiquetado más claro repercuten directamente en la salud y en la prevención de enfermedades como diabetes y enfermedades del corazón, por eso ya se están tomando medidas que suponga un compromiso social por parte de las empresas. Pero también es importante poner de nuestra parte a la hora de ir a hacer la compra y debatirnos entre uno u otro producto existen preguntas que podemos formularnos para acabar escogiendo la mejor opción. Al leer las etiquetas es  importante plantearnos el sentido que tiene la presencia de aditivos, conservantes, colorantes u otros ingredientes artificiales, ¿esto lo convierte en un alimento mejor o realmente lo transforma en algo negativo para mi salud?

Un etiquetado transparente que refleje de verdad la composición de lo que vamos a comprar y un cambio en la producción que suponga la eliminación de aditivos químicos es el futuro de la industria alimenticia hacia el que ya estamos encaminados.