¡La colmena que dice Sí!

Una iniciativa que pone en contacto a productores locales y consumidores y facilita la tarea de adquirir productos de primera calidad casi sin salir de casa.

Cada vez con más frecuencia existe una preocupación por una alimentación más sana, de calidad y que ofrezca garantías. La colmena que Dice sí es una iniciativa que pone en contacto a productores locales y compradores a través de “colmenas” en las que se pueden adquirir productos de proximidad directamente, sin intermediarios.

El proceso es muy sencillo: se realiza el pedido online y una vez a la semana se pueden recoger los productos en la colmena que se te haya asignado. Ese día es el momento perfecto para conocer a otros compradores y a las personas que están detrás de las frutas, verduras, pan, huevos o mermeladas que te llevas a casa.

Además, cualquier persona y desde cualquier ciudad de España puede ser responsable de una colmena. De esta manera se pueden obtener unos ingresos extra a la vez que contribuyes ofreciendo un servicio exclusivo a una comunidad. Para ser encargado basta con rellenar un formulario en la web de La Colmena Dice Sí y ellos mismos se pondrán en contacto contigo.

Para comprender un poco mejor en qué consiste esta novedosa iniciativa, Anna García, encargada de comunicación, nos ha contado detalladamente su funcionamiento.

¿Cómo surgió la iniciativa de ¡La Colmena Que Dice Sí!?

¡La Colmena Que Dice Sí! es una plataforma web que permite a cualquier persona crear una Colmena o comunidad de consumo en su barrio. La persona interesada sólo tiene que ir a la web www.lacolmenaquedicesi.es y rellenar el formulario en la página ” Abrir una Colmena “. El primer paso es encontrar un espacio donde hacer la distribución 2 horas por semana, después tiene que buscar a los productores y elaboradores locales que formarán parte de su comunidad y finalmente hacer comunicación en el barrio para encontrar a los consumidores. A cambio de estas tareas de gestión y comunicación, el responsable de Colmena gana un ingreso complementario.

En España hay 130 Colmenas abiertas y en construcción, 350 productores locales que hacen venta directa y 30.000 consumidores que compran saludable y local a través de las Colmenas.

En Madrid hay 67 Colmenas abiertas y en construcción: 30 abiertas y 37 en construcción, 247 productores y elaboradores locales y 19.986 consumidores registrados.

En Cataluña hay 31 Colmenas abiertas y en construcción, 80 productores locales y 8500 consumidores registrados.

¿Cómo ha recibido la gente este nuevo proyecto?

La verdad es que ¡La Colmena Que Dice Sí! ha tenido una buena acogida. El modelo de consumo que proponemos es muy distinto al que estamos acostumbrados, es una iniciativa que permite la replicabilidad de un modelo social sostenible y colaborativo. Por una parte, crea canales de venta directa para favorecer una alimentación justa y local. Además apoya la producción sostenible a pequeña escala. También revitaliza la economía local, porque apoya la actividad de los productores de la zona, y además facilita las herramientas de gestión y comunicación para que cualquier emprendedor social pueda crear su propio proyecto de microemprendimiento.

Por otra parte, en ¡La Colmena Que Dice Sí! hay una gran variedad de productos locales y de calidad: fruta, verdura, carne, vino, quesos, panes, lácteos, mermeladas…, con lo cual el consumidor puede elegir entre una gran oferta.

Hay productos autóctonos como la carne de las vacas avileñas, vinos con denominación de origen, judías recuperadas de la sierra norte de Madrid. En la zona de Cataluña tenemos las fresas del Masnou, los guisantes del Maresme o las judías “del carai”, de la zona del Vallès Oriental.

Además, muchos agricultores se esfuerzan por recuperar variedades antiguas de lechugas como la rizada, la moruna o la hoja de roble, o tipos de calabazas como la cacahuete, las redondas o la potimarrón; así como la recuperación de métodos artesanales en la elaboración, como los quesos de granja o el pan al horno de leña y con masa madre.

Pero en las Colmenas también se apuesta por los productos innovadores que están de moda. Desde la kale, que encabeza las listas de ingredientes indispensables para los zumos y las dietas saludables del momento, pasando por muchos tipos de cervezas artesanas, el ajo negro como ingrediente gourmet de los mejores chefs o sabores de mermeladas tan sorprendentes como la combinación de higos y nueces, manzana y canela o la simple de pimiento rojo, que es una explosión para los sentidos.

¿Esta forma de consumo será cada vez más aceptada en nuestro país?

Sí. De hecho, esta iniciativa es posible debido a las ganas de la sociedad por cambiar hacia una nueva forma de consumo. Cada vez más, las personas demandan alimentos ‘reales’, que les hagan redescubrir los sabores originales. La solución para esto es consumir productos de proximidad y de temporada, que no recorran kilómetros de distancia metidos en neveras.

“Es curioso que en el mundo en que vivimos hoy, conozcamos a nuestro zapatero, a la dependienta que nos atiende en la panadería o al conductor del autobús que nos lleva cada día al trabajo. Pero casi nadie conoce a quien produce los alimentos que consumimos. ¡La Colmena Que Dice Sí! favorece este contacto directo y nos permite establecer un diálogo de tú a tú con los consumidores.

Las personas buscan reconectar con el entorno y el hecho de conocer quién cultiva las frutas y verduras que consumen, quién hace el pan o elabora los quesos que tanto les gustan, es un gran incentivo para aceptar (y valorar) esta nueva forma de consumo.

¿Alguna anécdota?

En referencia a los productores, tenemos el caso de una mamá de 2 bebés pequeños. Se inició en el mundo de la panadería como un hobbie, como una pasión que intentaba combinar con su día a día. Ahora ha dado un paso más y se dedica profesionalmente a esto. Y muchas veces cuenta que espera a que sus dos hijos se duerman para poder empezar su “jornada laboral” y hacer el pan.

De hecho, muchos de nuestros productores son ejemplo de valentía, esfuerzo y capacidad de emprendimiento. Otra historia, es la de un productor que se ganaba bien la vida como programador al otro lado del Atlántico y después de un viaje a la India decidió hacer un cambio total e iniciar un proyecto de agricultura ecológica. Cambió los ordenadores, por las acelgas y los puerros.

En referencia a los Responsables de Colmena, que son todas aquellas personas que han creado una Colmena en su barrio, también hay muchas historias, como la de Jou López, que se dedicaba durante 10 años a la indústria farmacéutica, pero decidió dar un giro a su vida. Ahora es consultora de comunicación y tiene tiempo para “ser la Jou”. “Por eso me animé con proyectos más acordes conmigo, y uno de ellos fue la creación de la Colmena de Badalona” no cuenta.

¡La Colmena que Dice Sí!