La ciencia del Mirepoix

Es un tipo de corte de verduras en pequeños dados que, bien utilizada, dará a tus platos un aroma y una textura únicos.

La cocina actual tiende a obviar ingredientes de sabor intenso que puedan cubrir el gusto original del componente principal del plato. La primordial función del Mirepoix es proporcionar aroma. Por ese motivo, no todos los cocineros tienden a utilizarla, aunque encontrar el equilibro perfecto en el potencia de su sabor es la clave para conseguir que el Mirepoix cumpla su función.

Un Mirepoix equilibrado requiere una zanahoria, un tallo de apio, una cebolla blanca pequeña y un diente de ajo, así como un excelente aceite de oliva virgen extra. Además del ajo, las verduras deben estar correctamente picadas. El objetivo es aprender a ajustar la intensidad del sabor de estos ingredientes según el resultado que se desee obtener.

Recordemos que un Mirepoix no debe freírse sino cocerse lentamente. Se aconseja que las verduras se cocinen en la sartén junto al aceite de oliva y bicarbonato de soda a temperatura baja, para que los ingredientes se guisen con suavidad. Una buena cucharada de aceite es suficiente, con el objetivo de que las verduras no se peguen a la sartén. Con una cuchara de madera debemos mezclar los ingredientes durante, aproximadamente, quince minutos. Durante este tiempo, es importante controlar que las verduras se cocinen con precisión, añadiendo una gota de agua o bajando el fuego si fuese necesario. El Mirepoix puede conseguir que tus platos se llenen de aroma y de textura.