Komfort Skulptur: esculturas efímeras entre lo artístico y lo doméstico

Tine Beck reinventa el uso de los materiales que nos rodean en el día a día con sus inclasificables figuras artísticas.

La artista escocesa Tine Beck fusiona la fotografía y las esculturas en su último proyecto con una línea de figuras hechas con materiales mundanos como espuma, goma, caucho y trozos de esponjas, que ha llamado Konfort Skulptur. Una obra con la que cuestiona las relaciones entre  la fotografía y la escultura, el arte y lo doméstico, y entre los materiales de lujo y los de bajo costo.

Beck eleva las telas y tejidos cotidianos del hogar, las entreteje, las retuerce para hacer formas y luego las coloca sobre taburetes de madera para fotografiar los materiales en toda su complejidad. Es a través de estas creaciones de color rosa, beige, amarillo y marrón que la artista logra dar un nuevo significado a los objetos que nos rodean en el día a día.

La idea surgió después de que Beck investigara sobre la historia y la evolución de los muebles, descubriendo tiendas específicas en donde pudo adquirir distintos tipos de materiales hasta acumular una gran variedad de tejidos. Así, comenzó a transformarlos en suaves esculturas provocativas siguiendo una línea arquitectónica.

La artista admite haberse inspirado en las vitrinas de Conditori La Glace, la pastelería más antigua de Dinamarca, para su proyecto Konfort Skulptur. De ella le llamaba la atención, el tiempo y la dedicación que se emplea en la elaborada decoración de las tartas, que luego se destruye en instantes al ser consumidas. Lo efímero y lo temporal, juegan un papel importante en su obra, casi de forma satírica.