KITSCHY: El mundo de Alicia en el país de las Maravillas en el centro de Madrid

Expositor de Kitschy con sus deliciosas creaciones.

Paredes de color pastel decoradas con cuadros pintorescos, muebles retro y expositores repletos de dulces. Esto es lo que encontrarás tras la puerta de un café convertido en el sueño de la generación Millennial.

Carmen Serrano es la responsable de este proyecto de café-pastelería que reinventa el concepto de “kitsch” sacando el lado más transgresor y “cuqui” de la palabra y lo plasma en cada rincón de este sorprendente local donde se ha cuidado cada detalle para crear un ambiente único.

Paredes pasteles, flamencos y expositor con las creaciones de Carmen.

Al fondo, collage de marcos creado por Gloria Pampillón.

Carmen comenzó en el mundo de la pastelería como un complemento a sus estudios de diseño hasta que decidió apostarlo todo por esta disciplina y abrirse camino en el sector de la pastelería de autor. Sus creaciones tienen como base la cocina tradicional francesa y a partir de ahí no duda en darle un giro añadiendo toques vanguardistas. Un reflejo de esto son sus croissants de tinta de calamar o fruta de la pasión y las galletas de parmesano, creaciones que llegan dispuestas a no dejar indiferentes a los paladares más curiosos. Y no sólo cuentan con bollería y tartas, Carmen también ofrece una carta de bebidas con cafés y batidos sin abandonar la estética tan minuciosa de este proyecto.

Macaron con frutos rojos.

Tarta Kitschy.

Para inspirarse, esta pastelera de lo kitsch no sólo mira a Francia sino que abre sus horizontes hacia países más exóticos como Perú y México, de los que rescata sabores picantes y atrevidos.

El punto fuerte de Kitschy no sólo es su originalidad sino la artesanía de todos los productos que ofrecen y gracias a que todo lo elaboran en el propio establecimiento pueden personalizar encargos de cualquier producto así como adaptar las creaciones a fechas señaladas sorprendiendo continuamente a aquel que acuda a probarlas. 

http://www.kitschy.es