Kitchen Dialogues

3

2014 More than [show] business­ Post­PopUp at CCA, Centre Contemporary Art Singapore, SG. Fotografía de: Koh Nguang How.

Martinka Bobrikova y Oscar de Carmen son los artistas que hay detrás de Kitchen Dialogues, un proyecto que pretende llamar la atención sobre el problema de la superproducción alimentaria y promover relaciones entre la gente más allá de los límites del consumo. A través de diferentes eventos relacionados con la comida (que obtienen del excedente de alimentos del que se desprenden habitualmente los supermercados), tratan de fomentar estos “diálogos” artístico-gastronómicos con el público, ya sea cocinando en la calle o en un apartamento, e intentando siempre provocar esa reflexión acerca de lo que consumimos y de las absurdas dinámicas de desperdicio que ese mismo consumo genera en el mundo en que vivimos.

Martinka y Oscar se conocieron en Canarias hace casi diez años, cuando estudiaban en la facultad de Bellas Artes de Santa Cruz de Tenerife. “Todo empezó con una colaboración en común y pronto, sin darnos cuenta, ya nos encontramos con el sentimiento mutuo de que la opinión del otro siempre sumaba a la hora de realizar una obra” —nos explica Oscar. “Hemos llegado a definir nuestra relación a día de hoy como la de una hermandad que aúna fuerzas en bloque para el enfrentamiento que conlleva haber elegido una vida como artista. Últimamente nos movemos bastante de un lado a otro, pero seguimos manteniendo nuestra base de operaciones en Oslo”.

7

2013 Contant.Decay – Rake, Trodheim, NO. Fotografía de: Martinka Bobrikova.

Fruto de su conexión a nivel artístico surgió Kitchen Dialogues. La parte teórica comenzó a gestarse a finales del 2012 a partir de la idea de generar un pensamiento más reflexivo sobre las consecuencias negativas en la órbita del consumo de alimentos. Fue ya en 2013 cuando comenzaron a interactuar con dinámicas sociales relacionadas con el excedente alimentario de los supermercados. Ambos llevaban tiempo trabajando en torno a este tema y decidieron abordarlo a través de la gastronomía. “Cuando pensamos en cocinar, sabíamos de antemano que esto iba a contribuir a la controversia entre nosotros. Tenemos dos puntos de vista totalmente diferentes a la hora de entender la cocina: uno apoya más los ámbitos ejercidos desde lo profesional del oficio como cocinero y el otro apoya más el sentimiento de lo que se transmite cuando uno cocina en casa”.

Kitchen Dialogues es, además, un proyecto nómada que aún está en proceso y que tiene lugar en espacios de todo tipo. “Hemos construido nuestros eventos tanto en espacios públicos como en espacios privados, a veces con el apoyo de algunas instituciones, otras desde el impulso de la autogestión. En ellos los participantes prueban platos culinarios elaborados siempre con excedentes alimentarios. Visualizamos el proyecto con el objetivo de aunar diferentes intereses en términos de investigación sobre el estudio de la relación del hombre con su alimentación y su entorno. El concepto ha consistido siempre en desarrollar una herramienta social activa con la idea de promulgar una socialización fuera del consumo. Para ello, Kitchen Dialogues transita desde la creación de un restaurante temporal dentro de un apartamento privado hasta eventos ocasionales, como formatos de cocina móvil o pop-up en espacios privados y públicos de diversas ciudades”.

2

2013 El Solar, Santa Cruz de Tenerife, ES. Fotografía de: Lola Barrena.

1

2013 Open Forum– Kunstnernes Hus, Oslo, NO. Fotografía de: Magnus Trevisan.

Eligieron trabajar en torno al tema de la superproducción y el excedente alimentario como parte de una reflexión más amplia. “Desde el año 2006, aún dentro de la universidad, comenzamos a colaborar a partir del hecho de compartir una línea de acciones en el campo social en torno a los alimentos considerados “perecederos” por la Normativa Europea. La consecuencia fue el desarrollo de un cuerpo de trabajo artístico común, en torno a las ideas de valor y poder que rigen la política en la esfera económica y social. Existe en nuestros proyectos un interés, a un nivel psicológico, por cómo emerge el inconsciente colectivo construido dentro de los límites del capitalismo”.

Sus fuentes de inspiración son muchas y muy variadas. “Hemos tenido muy presente a la hora de acometer nuestro proyecto las referencias de Antoni Miralda y su trabajo Food Cultura, el restaurante por y para artistas Food de Gordon Matta-Clark, las obras relacionales de Rirkrit Tiravanija, Eat Art de Daniel Spoerri y el Manifiesto de la Cocina Futurista escrito por Filippo Tommaso Marinetti y Fillia, una colección de pensamientos, creencias e intenciones de los futuristas sobre la cocina y la gastronomía”.

11

2014 Temporary Food Lab– Latent Spaces, Haw Par Villa, Singapore, SG. Fotografía de: Martinka Bobrikova.

Cuando la gente acude a sus eventos o se encuentra con ellos por casualidad en la calle, la reacción suele ser siempre muy positiva. “Puede que sea porque desde el inicio del proyecto hemos estado interesados en las interrelaciones sociales dentro de los eventos, planteando qué tipo de relación era el más apropiado entre los propios invitados, o entre ellos y nosotros. Por eso descartamos realizar los eventos desde un punto de vista educacional o discursivo como fórmula para tratar la problemática del excedente de alimentación. La clave escogida fue promulgar la participación de cualquier persona por medio de la degustación de la comida que servimos. Esto conlleva que la reacción de los participantes tenga más que ver con la experiencia vital derivada del comer o con las sensaciones compartidas por ser parte del evento”.

Y es que, además de las cenas y encuentros en espacios privados y públicos, también organizan eventos más pequeños de street food en los que ofrecen comida procedente de un determinado lugar del mundo en otro lugar diferente (donde probablemente sería mucho más difícil de conseguir), generando así una reflexión sobre el transporte de alimentos a escala global. “Hay dos aspectos sobre el transporte de alimentos que, sin entrar en conflicto, perpetúan una reflexión hacia la forma que tenemos de proyectar nuestro trabajo. Por un lado, no podemos obviar la trama que conllevan los tratados comerciales de exportación de alimentos entre diversos países. Por otro lado, es cierto que uno de los aspectos prácticos necesarios para la realización de nuestro proyecto tiene que ver justo con el transporte que realizamos, a veces a través de diversos medios, traspasando confines de un país a otro con los productos recogidos para poder realizar el proyecto en los bordes, casi, de la legalidad”.

5

2014 Inter­-Format Symposium on Flux of Sand an Aquatic Ecosystems, Nida Art Colony, LT. Fotografía de: Natacha Paganelli.

Uno de los aspectos más interesantes de los diálogos que propician Oscar y Martinka quizá sea que éstos son siempre diferentes en función del país o la cultura en los que tengan lugar. “Por poner un ejemplo de confrontación, hemos realizado desde una cata de excedente de salchichas noruegas en Santa Cruz de Tenerife donde el público colaboraba trayendo su propio mojo picón para el acompañamiento, hasta la elaboración de un plato en Singapur con la idea de crear un sabor que representara toda la reminiscencia multicultural existente en la ciudad-estado. A la hora de afrontar un evento Kitchen Dialogues siempre exploramos cuál es formato más adecuado para realizarlo, observando colateralmente cuál es el concepto mas apropiado a desarrollar. Para ello, estudiamos los componentes culturales que toman como eje central la comida del país o la cultura donde tenga lugar el evento”.

4

2014 Inter­-Format Symposium on Flux of Sand an Aquatic Ecosystems, Nida Art Colony, LT. Fotografía de:Justin Tyler Tate.
12
2014 Mercado de abastos Pasir Panjang, Singapore, SG. Fotografía de: Chun Kai Qun.

Aunque el proyecto aún siga en proceso, ya han podido extraer algunas conclusiones sobre la problemática de la superproducción de alimentos desde que empezaron a reflexionar sobre ella en Kitchen Dialogues. “Se hace evidente que la idea capitalista de crecimiento no es sostenible en un mundo globalizado. Estamos en una sociedad de mercado que ha crecido desde la producción hasta la producción excesiva, transcendiendo a todos los ámbitos de nuestra vida en un estado de derecho. Como consecuencia de ello, existe un gran impacto en la percepción de cada individuo de integrar el consumismo en sus actos sociales o personales”.

9

2013 Contant.Decay – Rake, Trodheim, NO. Fotografía de: Martinka Bobrikova.

10

2013 Contant.Decay – Rake, Trodheim, NO. photo: Martinka Bobrikova.

Además de Kitchen Dialogues, algunos de sus otros proyectos también reflexionan sobre el tema de la comida y nuestros hábitos de consumo con respecto a ella. “36 Grocery (una instalación en la que se exhibían 36 productos que habían sido desechados de las estanterías del supermercado porque tenían algún defecto en su envoltorio o en su contenido) y Noise and Fruit (una performance que propone una crítica hacia nuestras actuales formas de producción y consumo, centrada específicamente en la comida y realizada con frutas y verduras que habían sido descartadas en un supermercado) son trabajos que corresponden a una etapa donde nosotros, por primera vez, estábamos certificando que todo lo que estaba sucediendo en la Union Europea respecto al excedente de alimentación, tenía que ver con sus leyes y acciones judiciales de control sobre la calidad de los alimentos, que parten de un compromiso con los consumidores. Es desde los organismos internacionales y las políticas gubernamentales desde donde se obliga a que el sector de la alimentación deseche productos alimentarios que contengan algún deterioro en su envoltorio o envase de fabricación”.

36 grocery

2009 36 Grocery – Gotemburg University, SE. Fotografía de: Martinka Bobrikova.

El propio proceso de recoger la comida de la basura de los supermercados también ha quedado reflejado en otro de sus proyectos artísticos, You have to go right now!. “A través de esta pieza queríamos hacer reflexionar al público sobre los riesgos judiciales consecuentes de nuestra investigación, cuando afrontamos la ilegalidad por nuestra intromisión en el espacio privado y cuando traspasamos la frontera del espacio público para recabar datos sobre el excedente de alimentación en los contenedores de los supermercados”.

Aunque la comida es el eje sobre el que giran muchos de sus proyectos artísticos, para ellos ésta es sólo un vehículo. “Tenemos una motivación mutua más allá de hablar sobre una temática concreta. Pensamos que nuestro trabajo se desarrolla por la inquietud y el deseo de atravesar las expectativas a la hora de confabular una idea o una congruencia, definiendo el proyecto como un experimento estético-político de compromiso comunitario dentro del sistema actual del arte global. Lo más importante para nosotros es tomar riesgos a la hora de cuestionar el presente en nuestra práctica artística”.

Puedes encontrar más información sobre todos los proyectos de Oscar y Martinka en www.kitchendialogues.com y en www.madefromwaste.org.

Rake "Constant. Decay."

2013 Contant.Decay – Rake, Trodheim, NO. Fotografía de: Monica A. Svorstøl.

Entrevista por María Arranz