Keto Diet o cómo perder peso ingiriendo grasas saludables

Aguacate, aceite y nueces, entre otros, son los alimentos que prometen hacernos quemar grasa y aumentar nuestra energía

Quizás no hayas oído hablar de la dieta Keto o cetogénica, pero está en boca de todos, al igual que en su día lo estuvo la Dunkan. No es de extrañar, ya que desde que celebrities como Mike Jagger o Kim Kardasian dijeran emplearla para perder peso, hubo un gran debate en medios y redes sociales acerca de sus pros y contras.

Las particularidades de esta dieta han sido recogidas en el libro The Keto Resert Diet, que en tan solo una semana fue éxito de ventas en Amazon y número cuatro en la lista de best-sellers del New York Times. Su autor, Mark Sissors autor del popular blog de salud MarksDailyApple.com, trata de probar los beneficios de esta dieta para perder peso y mejorar nuestra salud.

¿En qué consiste esta dieta?, es la pregunta que se hacen aquellos que aún no la conocen. Se basa en aumentar la ingesta de grasas saludables y proteínas (pescado azul, aguacate, aceite de coco y de oliva, nueces) y reducir la de carbohidratos (cereales, azúcar, pasta,…). Para aclararlo aún más, nuestra alimentación debería incluir entre un 65 y un 70 por ciento de grasas buenas, combinada con un 15 o 20 por ciento de proteínas. Limitando los hidratos a hojas y verduras verdes sin sobrepasar el 20 por ciento.

El libro, propone un plan de 21 días para reprogramar nuestro metabolismo y empezar a quemar grasas, aunque asegura que los resultados se notan desde el primer día. No obstante, como cualquier dieta que promete resultados en tan poco tiempo y limita de tal modo nuestro menú, cuenta con partidarios y detractores. Algo normal, después de haber sido publicados tanto sus beneficios como sus desventajas.  Entre los primeros está la pérdida de peso, el aumento de energía, la reducción del apetito y los triglicéridos, mejora los niveles de glucosa en sangre y los del colesterol bueno. Más allá de sus pros, la dieta tiene contras, tales como desarrollar resistencia a la insulina,  la pérdida de masa muscular o el estreñimiento  severo, por ser demasiado baja en fibra.

Lo más sensato es, que antes de empezar esta dieta, o cualquiera otra, nos pongamos en contacto con un profesional para conocer si nuestro cuerpo se adapta a su seguimiento. Aunque no podemos negar que de ella saldrían platos tan buenos como un filete de ternera acompañado de aguacate y nueces.

 

www.ketoreset.com