Kéfir de almendras

almond-nut-kefir

Este probiótico tan fácil de preparar en casa posee innumerables propiedades para nuestro organismo.

El kéfir, ese gran desconocido para muchos, es un alimento con innumerables propiedades valiosas para nuestro organismo: regenera parcialmente la flora intestinal, facilita la digestión y elimina problemas de estreñimiento. Además se utiliza como remedio natural contra las alergias, mejora el metabolismo, regula los niveles de glucosa y lípidos en sangre y se considera un gran alimento detox.

El kéfir se elabora a partir de un hongo que fermenta diferentes tipos de alimentos. Se puede hacer con base de agua, té o leche. Y ahora que está tan de moda el consumo de este probiótico, te traemos la receta que demuestra que hacer nuestro propio kéfir de almendras es muy sencillo, ¡toma nota!

almond-2

En primer lugar hay que coger un puñado de almendras y dejarlas en remojo durante al menos cuatro horas. Para el siguiente paso se necesita una batidora a la que añadiremos las almendras, que ya han estado en remojo, y cuatro vasos de agua fría. Batimos hasta conseguir una consistencia fina. Si lo preferís, podemos quitar la pulpa que nos queda para tener una mezcla mucho más homogénea.

Una vez conseguida nuestra mezcla, la pasamos a un recipiente de cristal y añadimos un paquete del fermento en polvo, que podemos comprar fácilmente online, y una cucharita de azúcar moreno, o bien, una cucharita de crema de dátiles para conseguir el sabor más auténtico. Lo siguiente será dejar reposar toda nuestra masa de dieciséis a veinticuatro horas aproximadamente y después meterla al frigorífico o disfrutar inmediatamente de nuestro kéfir de almendras.

almond

Si os ha gustado la receta y queréis hacer más cantidad valdrá con mezclar un cuarto de vaso de nuestro kéfir de almendras con tres o cuatro tazas de leche vegetal de almendras y dejar fermentar durante otras dieciséis o veinticuatro horas.

Vía CultureFoodLife