Kaiseki: la ceremonia japonesa para la cena

En sus orígenes este ritual se asociaba a al budismo zen, de ahí su fuerte conexión con la cultura del té; pero hoy en día se compara con una sesión de yoga para nuestras papilas gustativas.

El Kaiseki puede que evoque a una nueva modernez culinaria; una de esas tendencias japonesas que se ponen de moda en los barrios cool de las ciudades.Pero ¿qué es en realidad? Es una experiencia gastronómica japonesa que consiste en varios platos que acompañan a la ceremonia del té que se celebra a la hora de la cena. El Ryokan, alojamiento tradicional japonés, era y sigue siendo el escenario perfecto para dicha celebración, aunque se ha ido expandiendo por los distintos restaurantes de todo el mundo, añadiéndole así elementos y técnicas propias de cada país .

El auténtico kaiseki se sirve en reuniones formales, que suelen durar alrededor de tres o cuatro horas y en la que tan solo tomar el té lleva dos horas. Por eso, se sirve una ligera comida para acompañarlo.

El más conocido es el ichiju-sansai, que consta de una sopa y tres platos. Como el protagonista es el té, se trata de platos muy ligeros, donde no se dan más de dos o tres mordiscos por cada uno. Michael Drzmisek Sozui, maestro suizo del té, dice que «es la suficiente cantidad de comida para no tener más hambre».

La cocina gira en torno a las cuatro estaciones del año, factor principal a la hora de escoger los ingredientes frescos; principalmente pescado, verduras y frutas y la decoración del restaurante. Las técnicas empleadas a la hora de cocinar son simples y habilidosas, donde la esencia y artesanía por los pequeños detalles y los productos escogidos ocupan todo el protagonismo.

Cada uno debe tener un color, sabor y textura diferente así como la composición, que deberá ser distinta en cada plato. Por si ésto fuese poco atractivo ya de por sí, éstos son adornados con distintas construcciones, al igual que el interior del restautante, que varía dependiendo de la estación.

Kaiseki es ahora la nueva experiencia religiosa que todos deberíamos probar.

Vía Lucky Peach