Hola Coffee o cuando el ritmo lo marca el cultivo de la tierra

Artesanía, productos naturales y un entorno acogedor es lo que encontrarás en este templo dedicado a esa bebida que salva las mañanas de todos.

Un local que ha estado vacío diez años vuelve a abrir sus puertas para acoger a los amantes del verdadero café. Entramos y encontramos un mapa del Madrid de 1975, conservado como estaba hace una década y el olor a café que invade el local ya nos hace saber que no hemos entrado en una cafetería cualquiera.

Hola Coffee se inauguraba con vistas a ser el lugar de culto para los más cafeteros. Nolo Botana y Pablo Caballero son los responsables de este negocio que apuesta por una elaboración artesanal y manual del tostado y posterior molido del café para crear una taza de esta bebida única y de alta calidad. ¿Su fin? trasladar el espíritu de la alta cocina a una taza de café.

La carta está compuesta por café, té negro y verde, dulces y tostadas o sandwiches salados. La variedad de cafés que ofrecen va acorde a la temporada, pues lo marca el cultivo de la tierra.

 

Té verde con hielo de Hola Coffee

Tostadas caseras de masa madre de Hola Coffee

Su local tiene un ambiente desenfadado y relajado donde acudir a tomar un buen café, pero detrás de cada taza existe un trabajo minucioso que cuida a la perfección de que todos los componentes estén en la medida justa para no alterar las recetas.

Y un detalle más a destacar de este templo del café es su vajilla de porcelana, obra de Ju hyun Bak. Tazas sencillas, de corte oriental y en coló azul marino que recogen el café como un abrazo para que puedas disfrutarlo sentado en una de las mesas mientras observas de cerca la experiencia de elaborar un café así.

Interior de Hola Coffee

Así que si quieres disfrutar de todo esto y rendirle un tributo al café para que tu día empiece de la mejor forma o para terminarlo de una manera reconfortante y tranquila, encontrarás Hola Coffee en la Calle Doctor Fourquet 33, en el barrio de Lavapiés, Madrid.

www.hola.coffee