Hijo de Méndez: mucho más que cocina mexicana

Imagen: Hijo de Méndez

Su distribución en formato loft hace de este lugar un espacio polifacético en el que disfrutar de la buena cocina, una noche de copas o una velada al ritmo de dj’s.

Hijo de Méndez es fruto de una historia de amistad y emprendedurismo gastronómico entre el grupo de restaurantes ecológicos Tribu Woki y el chef mexicano Álex Méndez. El comienzo de esta aventura se remonta a un viaje gastronómico hace 4 años, en el que surgió la idea de concebir un lugar que reflejase la tradición culinaria mexicana en España. A partir de ese momento, se produjo la conexión entre la cadena de restauración y la labor del cocinero, y nació este local que, en un ambiente acogedor y divertido, ofrece una carta protagonizada por platos clásicos de la cocina mexicana y una amplia selección de cócteles tradicionales.

Imagen: Hijo de Méndez

Ubicado en la planta alta del Pasaje Marimón 5 de Barcelona y decorado con maderas nobles que dan forma a su mobiliario de inspiración nórdica, Hijo de Méndez ofrece a sus comensales la posibilidad de degustar platos tradicionales como el puré de aguacate, el pulpo frito o la costilla de cerdo braseado en adobo de chiles secos con esquites. Por otro lado, este establecimiento nació de la necesidad de acercar los sabores de la cocina mexicana a todos los paladares, por eso también podemos encontrar en su menú platos mexicanos con un toque mediterráneo como un pescado fresco cocinado a la plancha acompañado de pico de gallo y patatas.

Los cócteles son otro de los atractivos de este polifacético local y su preparación corre a cargo de Luis Fernando, que elabora cada noche una colección de cócteles clásicos reversionados a partir de más de 30 tipos de tequila y mezcales de procedencia mexicana. En la carta encontramos cócteles para todos los gustos, los hay clásicos, mulas en su versión mexicanizada, margaritas, bitters y agüitas frescas naturales, entre las que destaca la súper energizante, hecha con semillas de la pasión, panela y semillas de guaraná.

Imagen: Hijo de Méndez

Pero este proyecto gastronómico es mucho más que un restaurante, ya que su distribución en formato loft da lugar a un espacio de lo más versátil en el que es posible disfrutar de la buena comida, de unos cócteles en compañía e incluso de una noche de baile, ya que cada fin de semana el restaurante se transforma en el escenario de las pre-parties de la mano de un maestro de ceremonias e invitando a pinchar a diferentes dj’s que ponen ritmo a la velada.

Además, Hijo de Méndez también ofrece un ambiente multifuncional en el que acoge a coleccionistas de vinilos internacionales, colectivos locales, influencers del mundo digital y cuenta con un meeting point pensado para el afterwork de los trabajadores de la zona.

Imagen: Hijo de Méndez