Hermanas Arce

Elena y Ana son una abogada y una ingeniera cuya pasión por comer les llevó a desarrollar su pasión por cocinar. Hablamos con ellas.

Acuden religiosamente a comprar al mercado, una de sus recetas favoritas es el flan de su abuela y siempre están leyendo libros y revistas de cocina. En su página web cuentan que sus abuelos les pidieron que siempre permaneciesen unidas, y así lo han hecho. Juntas han creado Hermanas Arce, una plataforma donde encontrar recetas sencillas con sabores mediterráneos y, sobre todo, empleando buena material prima. Acompañadas de textos y fotografías que abren el apetito, los platos de las hermanas tiene un toque más personal, con historias detrás que invitan a intentar cocinarlos.

¿Quiénes son las Hermanas Arce?

Las hermanas Arce somos Elena y Ana, dos hermanas (obviamente) que viven en Madrid y a las que les encanta todo lo relacionado con la gastronomía.

¿Cómo es vuestro día a día?

Elena es abogada y yo soy ingeniera aeronáutica así que nuestro día a día es como el de la mayoría: ir a la oficina. Para nosotras el cocinar y todas las cosas que hemos hecho como los talleres Kinfolk y la página web son un hobby al que dedicamos todo el tiempo que podemos pero por ahora no es nuestro día a día (entre semana). Habrá que ver qué pasa en el futuro.

¿Cuándo comenzó vuestra pasión por la cocina y cuáles son vuestras fuentes de inspiración?

Nuestra madre y nuestra abuela cocinan muy bien y siempre hemos comido bien. Al final creemos que todo el que tiene pasión por la cocina es porque tiene pasión por comer. El cocinar empieza como el medio para alcanzar el fin y, si te enganchas, como nosotras, puede convertirse en el fin en sí mismo. En cuanto a inspiración la verdad es que miramos más allá de nuestras fronteras aunque luego lo que cocinamos no sea precisamente exótico. Nos gustan mucho los cocineros y escritores ingleses como Nigel Slater, Nigella Lawson, Rachel Roddy y americanos como David Tanis y Kim Boyce. También estamos suscritas a la revista Bon appétit que, aunque a veces parece un manifiesto hipster más que una revista de gastronomía, sigue teniendo recetas buenísimas y finalmente, como todo el mundo nos inspira lo que probamos en restaurantes en Madrid y, sobre todo, cuando vamos de viaje.

Al contrario que otros blogs y cuentas de Instagram sobre comida, en los que vemos platos con ingredientes poco comunes o enfocados exclusivamente a una dieta healthy o vegana y que ahora están muy de moda, vuestras recetas parecen ser más tradicionales. ¿Cómo definiríais vuestra cocina?

Sí, la verdad es que no somos muy extremistas en nada. Un día podemos comer sano y al día siguiente estamos en el McDonalds. Es una cocina sencilla, mayoritariamente con sabores mediterráneos y básicamente hacemos lo que queremos comer.

Otorgáis mucha importancia a la material prima. ¿Qué cualidades debe tener un alimento para que lo incluyáis en vuestro menú?

Los ingredientes son lo más importante de cualquier plato, sobre todo si cocinas de forma sencilla como nosotras. Solemos comprar en mercado los productos frescos. No estamos obsesionadas con comprar alimentos orgánicos porque creemos que no siempre están en su punto pero sí que somos un poco talibanes con ir al mercado en lugar del súper. Creemos que es una garantía de calidad porque te acercas un poco más al producto, tienes a alguien que te cuente de dónde viene o, incluso, cómo cocinarlo. Nos da un poco de pena que mucha gente no piense como nosotras porque así los mercados desaparecerán, así que hay que convencer a todo el mundo de que si vas al mercado sigues teniendo de todo en un mismo sitio, que el producto suele ser mejor que en el súper y que ahí están los tenderos para ayudarte.

Soléis acompañar las recetas con un pequeño texto a modo de introducción y las fotos ocupan un papel importante en vuestro trabajo. ¿Son la fotografía y la escritura otras de vuestras aficiones? 

Sí. Nos gusta introducir la receta, tanto de forma escrita como visual porque es una forma de transmitir un mensaje de dos formas. La foto te puede llamar la atención y puede conseguir que pruebes la receta y el texto es igual o más importante ya que te suele contar por qué el que elige una receta la ha elegido. Digamos que le da al plato un toque más personal, lo relaciona con una historia de la persona que te está enseñando una receta porque quiere que la pruebes. También es bastante entretenido pensar en la historia, en cómo hacer la foto…

Además de la web y la cuenta de Instagram, organizáis algunos encuentros bajo el nombre de Kinfolk. ¿En qué consisten estos eventos?

Esos eventos los hicimos hace un par de años y consistían en cenas o talleres temáticos que se hacían a la vez en distintas ciudades del mundo. Hubo talleres de flores, de conservas, cenas inspiradas en el mar. Buscábamos colaboradores en Madrid y el resto de España para ayudarnos a montarlo y la verdad es que fueron una experiencia muy positiva para nosotras y creemos que a la gente le gustaron.

¿Cuál es vuestra receta favorita o aquella que os trae buenos recuerdos?

¡Qué pregunta tan difícil! Puede que una tarta de chocolate, una pasta con butifarra o el flan de nuestra abuela que siempre hacía ella y que en su día comíamos sin mucho entusiasmo. Lo curioso es que lo hicimos hace un mes o así y nos supo a gloria, probablemente porque nos dio la receta ella por teléfono y al comerlo nos acordamos de ella, fue como seguir con su legado. Es la receta del flan perfecto ¡sin un ojo!

¿Algún proyecto especial en el horizonte?

Estamos trabajando (en la sombra) en distintos proyectos y estamos planteándonos distintas opciones pero todavía estamos trabajando en ellas.

En los tiempos que corren, muchos dicen que es difícil sacar tiempo para ponerse a cocinar ¿Qué consejo le daríais?

Nuestro consejo es que vayan probando recetas porque no es tan difícil como muchos se piensan y creemos firmemente que si empiezas a cocinar, ves que las cosas te van saliendo y que son más fáciles de lo que pensabas, vas ganando confianza y te vas animando. Intenta que las primeras cosas que pruebes sean cosas que te recomienda un amigo/a para asegurarte un éxito en el primer intento. Intenta comprar en el mercado y si tienes dudas, pregunta al que te esté atendiendo en el puesto y, sobre todo, anímate porque todo lo que cocines tú te va a saber mejor por el mero hecho de haberlo hecho tú mismo.

www.hermanasarce.com