Generación ‘Kitchen Orphans’ o cómo vivir sin recetas familiares

A pesar de la fuerte tendencia foodie, los consumidores millennials están ‘huérfanos de cocina’.

Es de sobra conocido que hoy en día no hay nada que más en tendencia que la comida. La gastronomía está en auge y las nuevas generaciones, que siempre se suben a la ola de las novedades del momento, se han vuelto expertos en ella. Se consideran foodies, llenan sus redes sociales con fotografías de comida, restaurantes y recetas, pero la mayoría es incapaz de cocinar un tradicional cocido o uno de los típicos platos de su propia familia.

Lejos quedaron esos tiempos donde las recetas de la abuela eran como secretos de Estado y las cocinas territorio de aprendizaje familiar. Según el Growth Center de Gallina Blanca, las nuevas generaciones en España ya son conocidas como “kitchen orphans” o huérfanos de cocina, y son aquellos que no han llegado a heredar las recetas y las clases culinarias de sus progenitores para preparar los platos más tradicionales de casa.

Y esto viene en relación la evolución que ha tenido el rol de la mujer en la sociedad, que tradicionalmente ha sido la encargada de pasar esos conocimientos culinarios a sus hijos, y así de generación en generación. Hoy en día, con la incorporación de la mujer al mundo laboral y con el progreso hacia la igualdad de género, esas lecciones de cocina han dejado de ser importantes en el entorno familiar.

No obstante, los jóvenes, a pesar de haberse saltado las clases de cocina casera, no han renunciado a la tendencia y el boom de la gastronomía, y buscan alternativas, dentro de sus ajetreadas vidas, para recrear esos platos familiares de forma sencilla. Es por eso que las grandes marcas de alimentación, se han visto obligadas a adaptar sus productos a las necesidades de esta generación huérfana, proporcionando platos tradicionales en formatos adaptados al nuevo estilo de vida.