Flor D’KKO, la boutique del chocolate hecho a mano

Para Karem y Ardiel, este proyecto nace del deseo de transmitir felicidad a través de pequeños bocados de los exquisitos chocolates que ellos mismos preparan.

Flor D’KKO es una boutique de chocolate situada en el madrileño barrio de Salamanca que cuenta con obrador propio en el que exponen a modo de escaparate las creaciones que elaboran a diario. “Chocolate hecho a mano” es el claim de este negocio creado por una pareja suizo – venezolana, Karem Molina y Ardiel Galván, expertos en las variedades de cacao y en el saber hacer tradicional con el que realizan cada pieza y en la que la oferta viaja desde Japón a Sudamérica.

Trabajan el chocolate en una gran variedad de presentaciones como tabletas, bombones, trufas, naranjas confitadas con chocolate, cacao en polvo 100% natural o el chocolate caliente a la taza elaborado con cacao puro de Venezuela, a los que además les añaden ingredientes como la sal rosa del Himalaya o la pimienta rosa de Brasil,  frutas exóticas deshidratadas como kiwi, mango o piña que pueden ser disfrutados en la tienda física o pedidos por encargo a través de su página web.

Charlamos con los fundadores de Flor D’KKO, Karem y Ardiel, para conocer más sobre su boutique del chocolate.

Ambos os dedicábais a otras profesiones ¿Cómo surgió abrir una boutique de chocolate?

Ardiel continúa trabajado en la industria farmacéutica y yo estoy dedicada por completo a la boutique de chocolates. La iniciativa surgió de ambos cuando vimos el mundo del chocolate artesano en Suiza, a través de la hermana de Ardiel que tiene una bombonería y es repostera. Además, la pasión que sentimos por conocer en detalle el mundo del cacao, las plantaciones, las variedades genéticas por regiones, en dónde nace y crece. Esto lo aprendimos especialmente en Venezuela. Su proceso de exportación a Europa, etc. Todas estas inquietudes nos llevaron a viajar, estudiar, indagar y profundizar acerca de este maravilloso fruto. Uno de los catalizadores del proyecto fue nuestro deseo por transmitir felicidad a través de pequeños bocados de exquisitos chocolates. Nos motivó el hecho de que sea un producto que emociona y que tan felices nos hace.

¿Por qué dedicada exclusivamente al chocolate?

En el proceso de transformar el cacao -en el cual hay un universo por conocer todavía- en diversos productos de chocolate, resulta que todo es química pura. Al identificar esto fue cuando creció nuestra pasión e interés y que nuestra dedicación se centrara sólo en el chocolate es porque se conecta con las bases de nuestra formación profesional.

Elaboráis chocolates a la manera de hacer de siempre pero con un punto contemporáneo ¿Cómo es esa actualización?

Nuestra formación profesional en la industria farmacéutica se fusiona con la obtenida en la elaboración artesana chocolatera suiza. Resultando una marca de chocolates artesanos de gran calidad adaptada a los nuevos tiempos. Es decir, moldeándonos a las necesidades y tendencias del momento, lejos de lo industrial y más cercano a lo natural: lo elaborado a mano. Esa actualización se basa en la formulación con ingredientes saludables. A nuestros chocolates, con diferentes porcentajes de cacao que aportan más de 300 principios activos diferentes, les incorporamos ingredientes certificados “sin gluten” con aportes beneficiosos para nuestro organismo, como Stevia, chía, semillas como el lino, sésamo -ricas en Omega 3- frutos secos naturales y tostados, además de especies que maridan muy bien con el cacao por potenciar su sabor como la sal, la pimienta, cardamomo, canela, clavo, etc. e ingredientes exóticos como el wasabi o el té matcha. Incluso personalizamos bajo pedido incorporaciones de diferentes leches a los ganache como la leche de almendra, sin lactosa, avena, soja, arroz, etc.

¿Cuáles son los principales valores de vuestro negocio?

Flor D´KKO se basa en los valores artesanales -los de siempre-. Existe una tendencia a volver a lo “hecho a mano” y huir de lo industrial; a buscar alimentos más saludables, sin gluten, de orígenes puros, con endulzantes naturales -Stevia- y sobre todo, de calidad.

Calidad  de la materia prima seleccionada, orígenes diversos, manipulación manual, influencias de artesanía chocolatera suiza.

Transparencia, queremos que nuestro día a día lo conozcan nuestros clientes al entrar en nuestra boutique, viendo cómo se fabrican los chocolates. Contamos con un obrador que trabaja con una vitrina con vistas a la calle para que los viandantes puedan ver cómo se elaboran los manjares que finalmente comercializamos.

Compromiso en dar una atención esmerada y en ofrecer lo mejor del mercado del chocolate fino.

La boutique es además obrador donde elaboráis vosotros mismos los chocolates ¿dónde habéis aprendido?

Aprendimos en Suiza.

¿De dónde viene el nombre de vuestra tienda?

De la flor desde donde nace cada mazorca del fruto del cacao a lo largo del tallo de su árbol, la Flor del Cacao. El nombre proviene del origen natural que tiene el propio producto, de su flor, su árbol. Es un valor que consideramos el centro de nuestra imagen y nos ayuda a contar lo cerca que estamos de “lo natural”. El chocolate es muchas veces visto como un producto industrial y lejos de lo saludable. Sin embargo, en Flor D’KKO huimos de esa imagen, convirtiéndonos en chocolates artesanos más cercanos a lo natural.

¿Qué es lo más especial que podemos comprar en Flor D’KKO?

Todo tipo de chocolates naturales recién fabricados, lo cual le confiere un sabor que es indescriptible. Como trabajamos con cacaos de diferentes orígenes de calidad, tenemos una oferta especial para cada paladar -no es lo mismo un cacao de origen Venezuela a uno de Madagascar-.

Además, lo más especial lo puede descubrir el cliente, simplemente pidiendo que le personalicemos su chocolate -podemos hacerlo con lo que él nos pida-.

¿En qué se diferencia de otras tiendas especializadas en chocolate de Madrid?

En que todo lo que pueden comprar en Flor D’ KKO se hace a mano detrás de la vitrina en la boutique, es una garantía tangible y visible de que lo que se hace se hace allí, no viene más que del puro chocolate que se manipula con el fin de que sea más atractivo y delicioso. Estamos certificados sin gluten. Todo nuestros chocolates se elaboran con pasión, mimo y energía lo cual se siente en el delicado resultado final.

¿Qué chocolate regalarías a una mujer que acaba de ser mamá y cual sería el chocolate perfecto como colofón de una cena?

A una mujer que acaba de ser mamá le regalaría una selección de tabletas de chocolate elaboradas con diferentes orígenes de cacao a partir del 61%, 64%, 72% y 85%, en donde destacan los matices de sabor y propiedades benéficas de la teobromina. Se dice coloquialmente que el cacao estimula la producción de leche materna, es sólo cuestión de probarlo. El broche de oro para cerrar una cena sería una selección de cuatro bombones diferentes, iniciando con un 33% con leche y terminando con un bombón al 85% con nibs de cacao de Vietnam, un recorrido entre matices de sabores y orígenes de cacao.

¿De dónde procede el chocolate que después transformáis en tabletas, bombones o trufas en vuestro obrador?

Nuestra materia prima proviene de diferentes proveedores que se encargan de  transformar el haba de cacao originario de diferentes partes del mundo en chocolate fino y luego nosotros en el obrador formulamos hasta encontrar los matices de sabor y porcentajes de cacao que deseamos para cada uno de nuestros productos terminados.

www.flordkko.es