Estos 10 alimentos se parecen a tus órganos

Vía hypeness

Además de mejorar la salud y prevenir diferentes tipologías de enfermedades, dichos productos favorecen el funcionamiento de estos órganos de apariencia similar.

 

Tal y como os comentábamos hace unos días, plasmamos hace unos días, las dietas basadas en frutas y verduras mejoraban la salud reduciendo el riesgo de contraer enfermedades cardíacas en un 40%. Una dieta saludable y una vida activa hará que tu organismo responda bien con los años.

Cuestión de azar o no, os presentamos 10 tipos de alimentos que se parecen a los órganos que favorecen.

1. El tomate y el corazón

Vía hypeness

El tomate es uno de los mayores cómplices de nuestra salud, según un la Fundación Española del Corazón. Gracias a un estudio elaborado por un grupo de investigadores del Centro Nacional de Tecnología de Illinois (Estados Unidos), podemos saber que la ingesta habitual del tomate puede reducir el riesgo de: ciertos tipos de cáncer, enfermedades cardiovasculares y la osteoporosis. El tomate se constituye como una enorme fuente de potasio, recomendado para pacientes con presión arterial, y además contiene una gran cantidad de lipoceno que ayuda a reducir las enfermedades del corazón así como algunas cancerosas.

2. Las nueces y el cerebro

Vía hypeness

Además de por su enorme parecido exterior, las nueces y el cerebro están conectados por otras cuestiones. El consumo de este fruto seco favorece el funcionamiento del órgano gracias a su alto contenido en vitamina E así como en omega 3 y omega 6. Éstos últimos, como ácidos grasos poliinsaturados son esenciales para la función neuronal y el sistema nervioso central.

Las nueces contienen a su vez antioxidantes que protegen a las células y previenen contraer enfermedades como cáncer o alzhéimer. Este fruto seco ayuda a desarrollar la memoria y favorece el aprendizaje.

3. El apio y los huesos

Vía hypeness

El apio y los huesos del cuerpo humano poseen enormes similitudes, tanto por dentro como por fuera. Ambos están compuestos de 23% de sodio, además esta planta posee un alto contenido en calcio que favorece la salud de los huevos, y una gran cantidad de vitamina K que ayuda a aumentar la masa ósea.

4. El aguacate y el útero

Vía hypeness

El aguacate protege y equilibra las hormonas, favoreciendo la fertilidad femenina gracias su alto contenido en ácido fólico. Gracias a ello, se regulan los niveles de estrógeno y ayuda al embarazo. Previene las posibilidades de sufrir un cáncer de útero o de ovario. Además, y como dato curioso, el aguacate también necesita estar 9 meses madurando en el árbol, para que luego digan que no nos parecemos a las frutas.

5. El boniato y el páncreas

Vía hypeness

Cómo es de caprichosa la naturaleza que produce unos alimentos tan similares a los órganos que «curan». Uno de ellos es el boniato que favorece al órgano al que se parece, el páncreas. Este tubérculo es rico en el antioxidante beta que ayuda a proteger los tejidos del cuerpo en general y los del páncreas en particular previniendo su degeneración. Posee un índice glucémico más bajo que la patata, tiene un alto contenido en vitamina A, fibra y potasio.

6. La zanahoria y los ojos

Vía hypeness

Todos nuestros familiares nos han dicho alguna vez que la zanahoria mejoraba la vista. Pues bien, ese discurso es cierto. Las zanahorias ayudan a la visión, sobre todo la nocturna. Esto se debe a su composición rica en vitaminas y antioxidantes como el betacaroteno. Este nutriente se requiere para tener una buena salud visual, además reduce el riesgo de desarrollar cataratas y refuerza el suministro de sangre que debe llegar a la región ocular.

7. La naranja y los pechos

Vía hypeness

La naranja, además de su forma redondeada similar al pecho, ayuda al mismo por su composición cargada de limonoides. Esta sustancia, que también posee los pomelos, ayudan a inhibir el crecimiento de células cancerosas, en especial, las que desarrollan los cánceres de mama. También, gracias a su consumo, se pueden prevenir otro tipo de cánceres como el de pulmón, de boca o colón; así como disminuye el colesterol y baja la presión alta.

8. El jengibre y el estómago

Vía hypeness

El jengibre es un gran alimento digestivo. Es más, durante miles de años, la medica china lo ha utilizado como tónico para el estómago ya que previene las náuseas y los vómitos. La raíz es rica en fitoquímicos extremadamente beneficiosos para todo nuestro cuerpo.

9. Las setas y los oídos

Vía hypeness

Partiendo de su razonable parecido con la oreja humana, las setas son unas grandes aliadas del sentido de la audición. El hongo es rico en vitamina D que fortalece los huesos, incluso los pequeños del oído y ayuda a transmitir el sonido al cerebro. Son también una fuente enorme de minerales como el hierro y el potasio, y de vitamina B.

10. Las alubias y los riñones

Vía hypeness

Está claro que parecerse se parecen, pero además las alubias favorecen el funcionamiento de los riñones. De hecho, ayudan a mantener una buena función renal y regular presión arterial.Es rico en vitaminas del complejo B, así como en calcio, fósforo y hierro. nuestros riñones prefieren las legumbres.