España ocupa el primer lugar en el ranking de los países más sanos del mundo

La dieta mediterránea, y en especial el vino, factor clave de nuestra longevidad.

De acuerdo con el índice elaborado por Bloomberg, este año España encabeza el ranking de los países más sanos del mundo, contando con una esperanza de vida de 82,9 años de media, siendo la más alta de la Unión Europea y a la que solo se acerca, a nivel mundial, Japón. Según el Institute for Health Metrics and Evaluation de la Universidad de Washington en tan sólo un año España ha escalado de la sexta posición al primer puesto, con la previsión de que para el año 2040 tendrá una esperanza de vida de casi 86 años, seguida por Japón, Singapur y Suiza.

El ranking de Bloomberg se basa en la clasificación de las naciones según las variables que incluyen la esperanza de vida, tomando en cuenta riesgos como el consumo de tabaco y la obesidad, al igual que los factores ambientales, incluido el acceso a agua potable y saneamiento. Según los datos de el European Observatory on Health Systems and Policies en el 2018, se ha observado en España una disminución en la última década en enfermedades cardiovasculares y muertes por cáncer.

Por otro lado, la Interprofesional del Vino de España (OIVE) maneja una teoría que atribuye la longevidad de las personas a la llamada “Dieta Mediterránea”, y es que en las “zonas azules”, lugares en el mundo donde residen las personas más longevas, superando los 100 años de edad, como Cerdeña (Italia), Okinawa (Japón), Loma Linda (California), Península de Nicoya (Costa Rica) e Icaria (Grecia), existe un común denominador: el consumo de vino de manera moderada y regular. Es por eso que se maneja la idea de que España pueda llegar a ser una zona azul más.

En este sentido, la Fundación del Corazón afirma que los antioxidantes que contiene el vino pueden ayudar a prevenir enfermedades cardiovasculares, aumentando los niveles de colesterol “sano” que provoca un efecto protector de las arterias. Es por esto que la Organización Mundial de la Salud (OMS) cataloga a la Dieta Mediterránea como una de las más saludables del mundo.