El vino de este 2019 es naranja

Pinterest.com

Con un color ámbar intenso y un sabor con cuerpo perfecto para acompañarte en cualquier comid, llega para hacerse un hueco en las bodegas de los más vinícolas.

Ni tinto, ni blanco y tampoco rosado o espumoso, lo último en moda vinícola es el vino naranja.  El mundo de la enología está plagado de variedades de vino, tantas que hay una familia que incluso se atreve a crear un vino azul, pero lo que realmente está en auge y no querrás ser el último en probarlo es el vino naranja. Esta variedad, que comienza a ganar más adeptos y renace de su olvido ancestral, existe gracias a un proceso de fermentación muy antiguo que le da ese color ámbar tan característico.

Este tipo de vino naranja tiene su origen en Italia, de la mano del enólogo Josko Gravner quien rescató la técnica de elaborar el vino en ánforas de barro semi-enterradas o enterradas. Este proceso es muy sencillo: la fermentación del mosto se produce con las pepitas y la piel de las propias uvas y están en contacto no solo durante el proceso en que el mosto se convierte en vino, sino en el macerado posterior que hace que su color se más intenso y profundo. Estos vinos naranjas no podemos confundirlos con los producidos en Huelva con Denominación de Origen y que adoptan este color por su maceración con cáscaras de naranja amargas.

Pinterest.com

No es un vino blanco aunque se utilicen uvas blancas y tampoco es un vino tinto aunque su elaboración sea similar. Tienen una acidez muy buena y un sabor con gran personalidad, con toques de frutas deshidratadas y un regusto amargo por lo que se recomienda servir en frío, pero no excesivamente para que este matiz no acapare el sabor a fruta.

Y si te estás preguntando con qué maridar este tipo de vin, tienes que saber que es muy versátil y sabe adaptarse. Hay tipos de vinos de naranja y con más maduración incluso pueden acompañar toda una comida indiferentemente de los platos que consumamos.