El packaging ecológico ya es una realidad

Packaging ecológico de Ecoologic.

Cápsulas de agua hechas con algas o pajitas comestibles de sabores son solo algunas de las opciones que nos ofrecen estas empresas comprometidas con el medio ambiente.

Uno de los últimos estudios de Seas At Risk anunció que sólo en Europa se consumen 46.000 millones de botellas de plástico, 16.000 millones de tazas de café desechables, 2.500 millones de envases desechables y más de 36.000 millones de pajitas. Los problemas medioambientales ligados a este problema –la isla de basura del Pacífico ya es tres veces más grande que Francia– han creado alarma social y han provocado que gobiernos y empresas tomen acción. La Unión Europea acordó hace poco que en un plazo de tres años, se prohíba el uso de cubiertos, platos y pajitas de plástico, así como de vasos, tazas y contenedores de alimentos hechos de poliestireno expandido para consumo inmediato o para llevar.

Ecoologic.com es una empresa dedicada al comercio online de vajillas biodegradables y compostables, 100% libres de plásticos. No solo se dirige a restaurantes, empresas de catering y tiendas minoristas, también vende a particulares. Sus productos son 100% biodegradables y compostables, por lo que pueden ser desechados en el contenedor orgánico con el resto de residuos alimentarios.

Sorbos, una empresa vallesana, fabrica y comercializa en más de 40 países pajitas comestibles y biodegradables. Lo hace en Montornès del Vallès, en unas instalaciones de 3.000 m2 y son fruto de dos años de investigación y una inversión propia de más de medio millón de euros. No solo venden a empresas, sino también a particulares interesados en reducir su consumo de plástico. Los hay en 5 sabores distintos (fresa, lima, limón, manzana y multisabor) y además ahora están de rebajas.  

¿Qué tal si nos comemos los envoltorios? Puede parecer algo raro pero el papel que fabrica la empresa belga Do Eat es comestible. Sus tarrinas están hechas de patata y agua y no saben a nada. Por fin podrás cumplir con eso de “¡qué bueno! Me comería hasta el plato.”

Envoltorios de la empresa Do Eat.

Skipping Rocks está detrás de las biocápsulas Ooho, unas esferas comestibles y biodegrdabales  que contienen 5 centilitros de líquido. Están compuestas de algas marinas, cloro y calcio. La idea es reducir el consumo de botellas de plástico pequeñas o de salsas y condimentos en los restaurantes de comida rápida. Como sacada de una película de astronautas, estas cápsulas si son el futuro.

Saltwater Brewery, una pequeña empresa cervecera de Florida utiliza los desechos naturales de trigo y cebada de la producción de la bebida para crear anillas comestibles y biodegradables para los packs de seis latas. Pueden ser ingeridas sin peligro por la fauna marina y solo tardan dos horas en comenzar a degradarse en el mar.

Los ciudadanos también quieren hacerse oír y no dudan en recurrir a las redes sociales para llamar la atención de empresas que abusan del plástico. Ejemplo de ello es la campaña #DesnudalaFruta impulsada desde La Hipótesis Gaia y la web Vivir sin plástico,. Bajo este hashtag se acumulan miles de fotos en Twitter e Instagram de frutas y verduras en envases innecesarios para crear conciencia y recordar que el consumidor tiene mucho que decir en todo esto.

Tú desde casa también puedes colaborar. No te olvides de llevar una bolsa de tela o rafia cuando vayas a la compra. Cuando compres fruta, no metas en bolsas de plástico productos que realmente no lo necesitan –nadie se come la piel de un plátano y mucho menos de un coco– e invierte en una botella de agua de cristal, no pesan nada y no cogen olores. Son esos pequeños gestos los que marcan la diferencia. 

Biocápsula de agua de Ooho.