Así es el helado hecho con leche de insecto

La leche de insecto Entomilk, nace como una alternativa láctea sostenible, respetuosa con el medio ambiente, muy nutritiva, sin lactosa y, por lo que dicen, deliciosa.

Es de sobra conocida la mala relación que, en general, tenemos los humanos con los insectos. A la mayoría les repugna solo con verlos, con lo que podría parecer una locura vincularlos con la comida. Pues, la empresa sudafricana Gourmet Grubb se ha atrevido a desafiar los prejuicios de la sociedad creando Entomilk, una alternativa a la leche animal producida a base de insectos. Y como vehículo para incorporar esta leche al mercado de forma atractiva y divertida, los creadores han confiado en un dulce como el helado para romper esa barrera que las personas tienen cuando se trata de comer insectos.

Hoy en día los patrones de alimentación están cambiando y ahora los consumidores son más conscientes de lo que entra en su cuerpo. Buscan alternativas más saludables, honestas, nutritivitas y que contengan ingredientes mucho menos refinados. Por lo que, estos helados pueden ser la solución perfecta.

Han sido creados con Entomilk como sustituto lácteo, miel cruda como edulcorante y mantequilla de maní o especias chai para dar sabor. Son excepcionalmente saludables y deliciosos, no contiene carbohidratos, tiene un alto contenido de proteínas y es rico en minerales como hierro, zinc y calcio. Pero además, el cultivo de estos insectos es respetuoso con el medioambiente y no daña la naturaleza.

Asimismo, Entomilk puede ser una nueva alternativa para los intolerantes a la lactosa, por lo que desde Gourmet Grubb prometen investigar otras formas de incorporarlo en nuestra dieta, como el quesos o el yogur con leche de insecto. Es cierto que para esto todavía tendremos que esperar, pero los helados ya los tenemos disponibles en tres sabores distintos.

www.gourmetgrubb.com