El cocinero español de ‘Juego de Tronos’

Rafael García lleva 3 años dando de comer a las 400 personas que participan en el rodaje

Desde hace res años un equipo de 15 personas, Rafael Catering, se encarga de alimentar a los 400 personajes de Juego de Tronos diariamente. A pesar del ritmo frenético que supone este tipo de trabajo, el madrileño reconoce que disfruta y que está tan enganchado a su trabajo como a la serie que acaba de estrenar su séptima temporada.

Después de servir el desayuno, le sigue un almuerzo y una comida que consta de tres primeros y tres segundos además de un picoteo constante para los actores más hambrientos. Pero además de controlar cada comida deben prestar atención a las necesidades culinarias concretas de cada una de las personas que se alimentan allí. Por ejemplo “Peter Dinklage, el actor que representa a Tyrion Lannister, es vegetariano”, apunta Rafael para Vanity Fair.

Además de dar de comer a la superproducción el equipo de Rafael ha estado presente cada vez que desde Hollywood, norte de África o sur de Europa vienen a rodar a España. Manteniendo la confidencialidad que siempre firma, Rafael desvela algunas curiosidades que ha ido descubriendo a lo largo de su carrera como que Scarlett Johansson no come casi carne o que Woody Allen trabaja casi sin descansar y nadie come hasta que el lo diga. Uno de los momentos más importantes de su trayectoria fue cuando le contrataron para el rodaje de El francotirador, de Clint Eastwood, su director favorito. “Desayunaba salmón ahumado con brócoli. Es una persona muy sencilla y amable”, asegura en la misma entrevista.

Rafael reconoce que los que más dan importancia a la comida y respetan los horarios son los equipos españoles mientras que en el resto de producciones a veces no se come o se hace muy tarde y con tiempo limitado. Otra diferencia entre países es que en las producciones españolas el número de personas suele ser 120 mientras que las americanas cuentan con 400 o más, lo que dificulta la tarea entre los fogones y horarios.

Algunos de los momentos más duros que recuerda de su trabajo fueron el rodaje de Spectre en Marruecos durante el Ramadán o Exodus, de Ridley Scott, en plena tormenta del desierto. Pero el trabajo de Rafael García no empezó directamente entre rodajes, la historia se remonta al restaurante Trocadero de la Gran Vía que dirigía Eduardo García, su padre, en los años cincuenta. Fue uno de los clientes el que le propuso introducirse en este mundo “le dijo a mi padre que iba a traer grandes producciones a España. No tenía dinero y le dejó comer y cenar gratis en su restaurante durante seis meses. Cuando cerró el primer rodaje, mi padre fue quien lo sirvió”, continúa.

El comienzo de esta trayectoria con Eduardo al frente se hizo con la película El caballero negro, con Alan Ladd mientras que Rafael que se fue introduciendo en este mundo y ayudando en lo que podía desde que tenía 5 años; su primer trabajo fue en Robin y Marian, con Audrey Hepburn y Sean Connery tras haberse formado en la escuela de hostelería de Madrid y en el hotel Montecarlo de París.

En general los menús que se cocinan son dietas mediterráneas y saludables. “Los actores tienen casi todos un régimen especial. En general comen poca carne y hay muchos veganos. Ya no servimos vino ni cerveza; nada de alcohol”.

Rafael Catering cuenta ya con oficinas en Madrid, Valencia e Islas Canarias, y una oficina internacional en Reino Unido con la posibilidad de desplazarse con su propio material y personal a cualquier ubicación internacional que requiera la producción.