Eat the problem, una solución sostenible con sabor peculiar

La exposición que sugiere consumir especies invasoras como una opción más sustentable que las prácticas agrícolas de la actualidad.

Kirsha Kaechele, artista contemporánea y practicante de la arquitectura sostenible, lanza su nueva muestra en el Museum of Old and New Art (MONA), ubicado en Tasmania, Australia y es considerado uno de los museos más extravagantes. “Eat the problem”, cuenta con un libro, exposición y banquete con un mismo objetivo: sugiere que comernos a las especies invasoras es una opción más sostenible y ética que las prácticas agrícolas de la actualidad. Busca reconsiderar si los animales que están siendo sacrificados merecen estar a disposición para consumo habitual y, si estos pueden ser una opción más sustentable que los productos de granja, logrando así, que sobrevivan especies nativas.

En el libro se encuentran ensayos, obras literarias y visuales donde hay una recopilación de chefs, artistas y escritores de todo tipo. Perfectamente organizado por colores, cada página cuenta con recetas poco convencionales como patas de sapo de caña agridulce, camello, tikka masala de zorro, estrella de mar y, lo más controversial, el gato asado al carbón.

La exposición cuenta con un objeto principal: una escultura musical comprendida de varios peldaños en colores del arcoíris. Cada paso de color hecho con materias derivados de especies invasora, como joroba de camello, grasa de venado, etc. Además, este funciona como una mesa al doblarse, en la que se organizan distintos banquetes y en ellos especies invasoras son las estrellas del menú. En este, la vajilla, cubiertos, la mesa, etc. están perfectamente pensados como obra de arte fuera de lo común.

Además, ofrece distintos tratamientos curativos como masaje thai, reflexología, terapia craneosacral, yin yoga, entre otros, que brindan una experiencia completa entre arte y relajación. Los tratamientos son realizados por terapistas profesionales y hechos en la exposición frente al resto de los visitantes.

Alterando nuestros hábitos de alimentación, Kaechele, propone que, si transformamos nuestro paladar aburrido de comer los típicos animales de granja como pollo o vaca, haremos un gran cambio ecológico y exquisito.