Dejemos que ingieran comida falsa

‘Let them eat fake’ es una exposición en la que las obras de arte son alimentos de mentira

Let them eat fake es la nueva exposición de Anna Choutova en la que la comida es la protagonista. Eso sí, todos los alimentos son de mentira, la mayoría de ellos fabricados con cerámica.

El objetivo que Choutova quiere conseguir con esta exposición es fomentar el diálogo en torno a la comida y abrir un debate sobre aspectos como los desórdenes alimenticios, el sobrepeso o la excesiva publicidad de la comida rápida. También es una crítica a lo que se ha convertido la comida hoy en día: algo bonito que mostrar en Instagram más que un producto que te vas a llevar a la boca.

La exhibición va a ser como una concurrida fiesta en la que la comida corre a raudales pero no podrás saborearla. “Entrarás en una habitación rodeada de cosas que querrás pero no podrás tener” explica Choutova, una artista de 23 años que se encuentra detrás del proyecto Bad Art

Un grupo de 29 artistas internacionales han participado en la creación de estas apetitosas obras de arte. Desde chupa-chups, chicles y bolsas de patatas hasta grandes foundants de chocolate y cupcakes pasando por frutas que parecen recién caídas del árbol.

  

Para la creación de este proyecto, Anna encontró la inspiración en la vitrina de un restaurante japonés que exponía piezas de sashimi falsas y decidió crear un mundo gastronómico para satisfacer a los ojos y no al paladar.