Cómo beber y evitar convertirte en un zombie

Unas sencillas pautas ayudarán a que el exceso de consumo de alcohol no nos revolucione el organismo.

Una cerveza en la playa, una copa por la tarde noche…el relax veraniego invita a tomar más alcohol del habitual. Seguramente ya sabrás la mayoría de cosas que vamos a contarte, pero no está de más recordarlas y tenerlas en cuenta para evitar que el beber nos afecte en exceso y en una edad ya adulta nos arruine los preciados días de vacaciones con una horrible resaca.

Descansa bien.
Hay estudios que demuestran que cuanto más somnoliento o fatigado te encuentras la sensación de estar borracho es mayor. En realidad la cantidad de alcohol es la misma que si no lo estuvieras pero aumenta el sentimiento de agotamiento y los sentidos están menos en alerta. Por ello lo ideal si vas a beber es haber descansado bien la noche anterior.

Entre trago y trago, agua y poco sol.

El agua ralentiza el nivel de alcohol en sangre, que es el indicador de nuestro estado de embriaguez. Por otra parte evita la posible deshidratación que beber puede provocar, especialmente si mientras lo hacemos estamos al sol. De cualquier forma es desaconsejable mezclar sol y bebidas alcohólicas ya que este aumenta los efectos de las mismas.

Controla las burbujas.
Está comprobado que las bebidas con burbujas suben mucho antes que las que no las tienen. Vigila su ingesta y alterna bebidas con y sin burbujas.

No bebas si no te encuentras bien.
O mejor dicho, si tu estado anímico no es bueno. Lejos de hacer olvidar las penas, el alcohol intensifica las sensaciones negativas como la tristeza o el enfado. Quizá al principio sientas cierto alivio, pero después te encontrarás peor.

Hacer el brunch antes de beber.

Sorprende, ¿verdad?, pero un completo brunch contiene varios de los alimentos que amortiguan los efectos del alcohol. El primero de ellos es la leche, que debido al potasio que contiene compensa su pérdida en el exceso de orina. Los altos contenidos de fibra de los cereales, las grasas saludables del aguacate y los aminoácidos de los huevos ayudarán a mejorar nuestra tolerancia al alcohol.

Ten sentido común.

Parece una obviedad, pero mejor tenerlo en cuenta antes de lamentarlo. Come bien si vas a beber, mejor tomar bebidas con una graduación más baja si vas a tomar varias, bebe con moderación y sin prisa. Al fin y al cabo se trata de escuchar a tu cuerpo, conocer tus límites y no sobrepasarlos.