Cocina lynchiana

quinoa

Olvidaos de los programas de cocina con chefs cachondos que no paran de contar chistes, encimeras de colores y musiquita alegre de fondo. David Lynch tiene su propio vídeo de cocina, donde nos muestra cómo cocinar quinoa en el que probablemente sea el tutorial gastronómico más inquietante que haya existido jamás. En blanco y negro, con una minuciosa descripción de todos los pasos y elementos que utiliza en la receta y un halo de surrealismo que no podía faltar en cualquier pieza lynchiana que se precie, el director de “Eraserhead” y “Twin Peaks” nos prepara una comida que, de hecho, tiene bastante buena pinta.

Lynch rodó esta pieza casera como parte de los extras del DVD de “Inland Empire”. El vídeo estuvo un tiempo en YouTube, pero fue eliminado y volvió a estar online en febrero de este año. Dangerous Minds se hizo eco de él hace unos días y la verdad es que no sabemos si durara mucho más tiempo en la red, así que… ¡corred malditos!

Durante el vídeo, dividido en dos partes y con una calidad bastante mala (es lo que hay), David nos cuenta que le encanta comer quinoa siempre que puede, nos habla sobre lo maravillo que es el cazo donde la va a poner a hervir, de la cantidad de proteína que tiene este pseudocereal de origen andino o de su parecido con la arena de playa. Mientras tiene la quinoa en el fuego, Mr. Lynch se fuma un cigarro y nos cuenta una historia, en mitad de la oscuridad, sobre un viaje en tren por Yugoslavia, su fascinación con las monedas y billetes extranjeros y una chica que nunca en su vida había probado la Coca-Cola.

Una vez que tiene lista la quinoa (a la que previamente le había puesto un poco de brócoli), le añade un cubito de caldo vegetal y remueve hasta que el agua se ha consumido por completo. And around, and around, and around it goes… Después lo sirve en un bol y sale corriendo hacia el fregadero para lavar rápidamente el cazo, porque si no luego se queda todo pegado. Finalmente, aliña su plato con un poco de Bragg Liquid Aminos (un concentrado líquido de proteínas) que, según él, sabe como la salsa de soja, y aceite de oliva virgen extra. Y ya lo tenéis: un delicioso bol de quinoa con brócoli, firmado por David Lynch

Aquí os dejamos los vídeos y una fantástica transcripción de la receta, cortesía de Jack Cheng.

Preparation:

* Fill medium saucepan with about an inch of fresh water.
* Set pan on stove, light a nice hot flame add several dashes of sea salt.
* Look at the quinoa. It’s like sand, this quinoa. It’s real real tight little grains, but it’s going to puff up.
* Unwrap bullion cube, bust it up with a small knife, and let it wait there. It’ll be happy waiting right there.
* When water comes to a boil, add quinoa and cover pan with lid. Reduce heat and simmer for 8 minutes.
* Meanwhile, retrieve broccoli from refrigerator and set aside, then fill a fine crystal wine glass—one given to you by Agnes and Maya from Lódz, Poland—with red wine, ‘cause this is what you do when you’re making quinoa. Go outside, sit, take a smoke and think about all the little quinoas bubbling away in the pan.
* Add broccoli, cover and let cook for an additional 7 minutes.
* Meanwhile, go back outside and tell the story about the train with the coal-burning engine that stopped in a barren, dust-filled landscape on a moonless Yugoslavian night in 1965. The story about the frog moths and the small copper coin that became one room-temperature bottle of violet sugar water, six ice-cold Coca-colas, and handfuls and handfuls of silver coins.
* Turn off heat, add bullion to quinoa and stir with the tip of the small knife you used to bust up the bullion.
* Scoop quinoa into bowl using a spoon. Drizzle with liquid amino acids and olive oil. Serve and enjoy.

Texto por María Arranz