Científicos crean una enzima mutante que se come el plástico

Los investigadores esperan que la enzima se pueda utilizar para reducir la contaminación de plástico en los océanos y, en consecuencia, en los alimentos marinos que ingerimos.

En 2016, un equipo de científicos japoneses que tamizaban residuos plásticos encontró bacterias capaces de descomponerse y “comer” uno de los plásticos más populares del mundo, el tereftalato de polietileno o PET. Fue aclamado como un avance potencial en ese momento. Pero en un nuevo giro, los científicos británicos y estadounidenses han anunciado que, al estudiar esta bacteria, crearon accidentalmente una enzima que es incluso más eficiente para romper las botellas de plástico.

Esta enzima mutante, llamada PETase, descompone el PET más rápido que la enzima natural. El profesor John McGeehan de la Universidad de Portsmouth, uno de los investigadores, afirma: “La casualidad a menudo juega un papel importante en la investigación científica fundamental y nuestro descubrimiento aquí no es la excepción”. “Aunque la mejora es modesta, este descubrimiento imprevisto sugiere que hay espacio para mejorar aún más estas enzimas, acercándonos a una solución de reciclaje para la creciente montaña de plásticos desechados”.

La capacidad de escalar el proceso será crucial. La contaminación plástica se está convirtiendo rápidamente en uno de los mayores problemas ambientales de nuestro tiempo. El material producido en masa es omnipresente: cada minuto se compran más de 1 millón de botellas de plástico en todo el mundo. La mayoría de estas botellas están hechas de PET, que puede tardar hasta 400 años en biodegradarse, y muchas están ensuciando los océanos. Alrededor de 8 millones de toneladas de plásticos ingresan a los océanos cada año y son ingeridas por los peces que habitan en el. Animales que, al final de la cadena alimentaria, llega a nuestros platos con todo tipo de plásticos en su interior, dañando gravemente nuestra salud.

Esto significa que todavía tenemos que cambiar, por el medio ambiente y por la salud de los que habitamos en él. Todavía tenemos que reducir la cantidad de productos de plástico que usamos y reciclar lo que desechamos. PETase será de mayor ayuda una vez que tengamos menos productos de plástico porque tendrá menos para descomponerse.