Charnela, un nuevo concepto de mejillonería en la calle Ponzano

Inspirado en los meules et frites belgas y directo desde la ría de Arousa, conocemos el local madrileño donde degustar de infinitas maneras tan apreciado molusco.

En la mítica Calle Ponzano de la capital y en el local donde se ubicaba todo un clásico del barrio como era la taberna gaditana Lambuzo, el matrimonio formado por Victoria y Álex apuestan por un nuevo concepto que nace de la fascinación y pasión por la gastronomía, el buen comer y sobre todo, por el producto estrella del local en torno al que va a crearse toda una experiencia culinaria: el mejillón directamente traído del mar abierto y criado en bateas ecológicas de la ría de Arousa.

Con un local de lo más acogedor y de estética cuidada con tintes marineros, el “Universo Charnela” se establece en Madrid ofreciendo dos formatos distintos para hacer disfrutar a sus clientes: un ambiente más informal y distendido en la barra, y un comedor en el que deleitar tu paladar en torno a una mesa.La inspiración de Charnela (cuyo nombre procede de la articulación que une las conchas de los bivalvos) es muy clara, los clásicos meules et frites belgas, de modo que no es de extrañar que el plato fuerte dentro de su carta sean las cazuelitas de mejillones acompañadas de sus correspondientes patatas fritas, sin embargo, Victoria y Álex van más allá experimentando desde las propuestas más clásicas como los mejillones ‘Gran Place’ al estilo belga hasta las variedades tan innovadoras como los mejillones ‘Exóticos’, con leche de coco, jengibre, hojas de lima kéfir y curry verde, llegando a configurar  hasta 8 variedades distintas con las que hacen las delicias de los comensales más exquisitos.El popular molusco de concha no solo aparece en las cazuelas, sino que te perderás con el bocatín de mejillones en pan de aceite con queso fundido, rúcula y mayonesa elaborada con el propio escabeche del mejillón, el Gildón, como la gilda pero con mejillón y cómo no, los míticos mejillones tigre.

Por supuesto, no solo de mejillones vive Charnela. Para los más carnívoros cuentan con diversos cortes de carnes nacionales de vaca, ternera y cerdo ibérico de bellota, pasta fresca elaborada acorde con la temporada y verduras y hortalizas orgánicas que llegan diariamente de la huerta andaluza, todo ello acompañado de un maridaje de lo más amplio: desde la Mahou de grifo, pasando por cervezas artesanales, hasta una amplia selección de vinos, sidras y vermouths. Para finalizar la experiencia gastronómica,  tal y como dice el refrán “Una comida sin postre es como un traje sin corbata”, por lo que no debes irte sin probar su irresistible ‘browlant’ o los gofres belgas.

Desde Charnela, tal y como declaran en su página web, “queremos hacerte disfrutar a través de la combinación de una gran materia prima, sorprendentes maridajes y la mejor compañía”, de modo que ante lo aquí expuesto, lo único que no pueden garantizar es la compañía, y si no, juzga tú mismo.

www.charnelamadrid.com