Casa Suecia: paisaje, gastronomía y clandestinidad.

Se rumorea que el mismísimo Hemingway era habitual de la coctelería que hoy lleva su nombre y que su vistas desde la azotea son de las mejores de la ciudad.

En pleno centro de Madrid, Casa Suecia se aloja en el NH Collection Madrid Suecia, inaugurado por la Familia Real Sueca en los años 50, hecho que le dió nombre.

El interiorista Lázaro Violán ha sido el encargado de decorar con una cuidada decoración, madera, alfombras y plantas este acogedor espacio de inspiración retro que ocupa el restaurante.

Sopa de cebolla con pan de queso Idiazábal, berenjena frita con láminas de atún ahumado, coca polar con cecina de vaca al aroma de hierbas y ajos o salmón a la madera con ensalada de hinojo entre otros platos conforman una carta mediterránea con toques internacionales y materias primas de primera calidad. Y es que el Estrella Michelin Carles Tejedor capitanea los fogones de esta cocina.

Al más puro estilo de los Speakeasy de los años de Ley Seca, el acceso al club clandestino Hemingway se realiza bajando unas discretas escaleras y a través de una puerta corredera que se encuentra en el baño. Tras ella encontramos cócteles de autor como Old Fashioned XO (ron Zacapa XO, bitter chocolate, azúcar y ahumado con Habano) o Papa Doble (Zacapa 23, pomelo, marrasquino y azúcar) servidos en este espacio ambientado en épocas glamourosas a base de moqueta de leopardo y terciopelo rojo.

Y del sótano al cielo. En un ascensor acristalado subimos a la planta número 11 para encontrarnos una terraza de ambiente chill out y doble piso con una espectacular panorámica 360º de Madrid. Chema Insausti, coctelero oficial de Museo Chicote es el encargado de preparar los apetecibles combinados con sesiones DJ de fondo y una interesante programación que incluye cine al aire libre.

Mitad carta, mitad buffet y acompañado de zumos y cócteles el brunch de los domingos es un aliciente añadido para visitar esta casa que ya se ha hecho un hueco entre los imprescindibles de Madrid.

Casa Suecia